El diamante que esconde uno de los grandes “secretos” de la Tierra

Fue hallado en una mina en Sudáfrica y en su interior hay algo que la comunidad científica ha estado buscando por años
El diamante que esconde uno de los grandes “secretos” de la Tierra
Un filamento de este elemento se escondió en un diamante.
Foto: Shutterstock

En la revista “Nature” fue publicado un artículo en donde se relata que un grupo de investigadores ha logrado lo que muchos habían estado buscando con todas sus ganas desde hace ya muchísimos años: encontrar un perovskita de silicato de calcio (CaSiO3) en la superficie de la Tierra, el cuarto mineral más abundante del planeta y que jamás nadie antes había visto.

Generalmente, este se encuentra a una profundidad de 650 kilómetros, lo cual lo hace sumamente inestable. Sin embargo, este mineral puede ser ya conocido debido a que se alojó dentro de una pequeña astilla de un diamante.

Esta piedra preciosa se obtuvo a menos de un kilómetro de profundidad de la corteza terrestre, en la mina de diamantes Cullinan, en Sudáfrica.

“Nadie ha logrado mantener este mineral estable en la superficie de la Tierra. La única forma posible de preservarlo en la superficie es cuando está atrapado en un contenedor inflexible como un diamante”, comentó en el artículo el geoquímico Graham Pearson.

Según datos de los científicos, las perovskitas de silicato constituyen un poco más del 90% del manto inferior de la Tierra; ahora dicha hipótesis podrá ser comprobada gracias a este diamante que también guarda cierto misterio, ya que la mayoría nacen cerca de la superficie del planeta y no tan profundamente.

“Los diamantes son formas realmente únicas de ver lo que hay en la Tierra. Y la composición específica de la inclusión de perovskita en este diamante en particular indica claramente el reciclaje de la corteza oceánica en el manto inferior de la Tierra. Proporciona una prueba fundamental de lo que ocurre con el destino de las placas oceánicas a medida que descienden a las profundidades de la Tierra”, agregó Pearson.