Congresista republicano quiere convertir el cumpleaños de César Chavez en un día antiinmigrante

Louie Gohmert, de Texas, presentó una resolución para hacer del 31 de marzo, cumpleaños del líder, el "día del control de fronteras". La reacción no se hizo esperar
Congresista republicano quiere convertir el cumpleaños de César Chavez en un día antiinmigrante
El líder sindical Cesar Chavez, cofundador del Sindicato de Campesinos con Dolores Huerta. EFE
Foto: EFE

Un congresista republicano propuso que la nación declare la fecha de cumpleaños del líder sindical César Chavez como “día del control de las fronteras”, pero la idea no caló entre los líderes latinos y personas que trabajaron con el activista y lo conocieron de primera mano.

El congresista republicano Louie Gohmert propuso esta semana que la Cámara de Representantes declare el cumpleaños del líder sindical César Chavez, a celebrarse en unos días, como “día del control de las fronteras”, alegando que Chavez se opuso a los indocumentados y luchó por “la soberanía del país”.

Marc Grossman, quien trabajó durante 24 años con Chávez como asistente personal, portavoz y asesor de discursos, dijo a La Opinión que la propuesta de Gohmert es “abominable”.

“Es un insulto al legado de Cesar y una representación muy deshonesta de la larga historia que él y el Sindicato de Campesinos tienen sobre el tema de inmigración”, dijo Grossman.

En un comunicado, Gohmert citó la “lucha apasionada de Chávez por crear un mejor ambiente de trabajo para los campesinos que trabajaban en duras condiciones por salarios muy bajos” y citó algunos discursos en los que el sindicalista fue crítico de la fuerza laboral indocumentada.

Grossman aclaró que Chávez se oponía al programa bracero, que traía a trabajadores mexicanos a hacer trabajos del campo, y al uso de mano de obra inmigrante para romper las huelgas que él y el sindicato de campesinos organizaron a partir de los años sesenta.

“En 1973, la unión fue la primera organización sindical, mucho antes que otros sindicatos, en oponerse a la ley federal que ilegalizó la contratación de trabajadores indocumentados”, dijo Grossman.

Las opiniones de Chávez sobre la inmigración indocumentada “evolucionaron” con los años, pero el UFW “siempre aceptó la membrecía de inmigrantes indocumentados” y abogó por sus derechos, apuntó.

El grupo latino del congreso, en boca de su líder, la congresista Michelle Luján Grisham, calificó de ofensiva y vergonzosa la propuesta de Gohmert.

La congresista invitó al liderazgo republicano en el Congreso a rechazar y condenar la propuesta de Gohmert.

“El congresista Gohmert ha hecho todo lo que ha podido por atacar el verdadero legado de César Chávez, debilitando los sindicatos, atacando las protecciones laborales y oponiéndose a las reformas migratorias que buscan honrar la dignidad y las contribuciones de los trabajadores y sus familias”, dijo Luján.

Otros congresistas latinos condenaron la propuesta. El representante de Arizona Raul Grijalva, dijo que “es un insulto tratar de convertir a Chavez en un extremista anti inmigrante”.