Matrimonios falsos para conseguir “Green Card” en la mira de USCIS

"Una condena de este tipo envía un poderoso mensaje a cualquiera que trate de aprovechar nuestro sistema de inmigración": USCIS
Matrimonios falsos para conseguir “Green Card” en la mira de USCIS
El gobierno asegura aplicar todo el peso de la ley a quien haga fraude matrimonial
Foto: John Moore/Getty Images

Nueva investigación de USCIS en contra de los matrimonios falsos para conseguir “Green Card” nuevamente arrojó resultados.

Funcionarios del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos desmantelaron un esquema de matrimonios fraudulentos que llevaba en operación por varios años y que llevó a la condena de un ciudadano jamaiquino este 25 de abril.

Michael Roy Fraser fue condenado por la obtención ilegal de su ciudadanía, en violación del Título 18 del Código de Estados Unidos, Sección 1425 (a) según un comunicado oficial.

Según la evidencia presentada en el juicio Fraser, ciudadano jamaiquino, pagó a un ciudadano estadounidense entre $8,000 y $10,000 dólares para contraer un matrimonio fraudulento, por lo que podría obtener ilegalmente la residencia en Estados Unidos y calificar para la ciudadanía.

Basado en el matrimonio fraudulento, Fraser adquirió residencia y en 2013 se convirtió en ciudadano estadounidense.

Aproximadamente dos meses después de obtener un pasaporte estadounidense, Fraser solicitó el divorcio contra su cónyuge ciudadano estadounidense y poco después se casó con la madre de su hijo, también ciudadano de Jamaica.

Luego, el inmigrante presentó la documentación de inmigración para que su cónyuge ciudadano jamaiquino obtuviera la residencia legal permanente en los Estados Unidos.

Durante una revisión de la solicitud de residencia permanente del cónyuge de Jamaica de Fraser, un funcionario de USCIS detectó varias discrepancias que finalmente llevaron al descubrimiento del fraude.

El oficial notó que el nuevo cónyuge jamaicano de Fraser afirmó haber estado viviendo con Fraser durante un tiempo en que Fraser afirmó estar casado con su anterior cónyuge ciudadano estadounidense.

Además, el oficial descubrió que Fraser y su esposa jamaicana tenían un hijo en común, que nació un año antes de que se llevara a cabo el matrimonio fraudulento de Fraser, y que el inmigrante jamaiquino no divulgó en sus propias solicitudes para convertirse en residente permanente y ciudadano estadounidense.

Este asunto fue remitido a los oficiales de inmigración de Seguridad Nacional de Detección de Fraudes de USCIS (FDNS) que trabajaron con los agentes de ICE para investigar el plan fraudulento.

“Una condena de este tipo envía un poderoso mensaje a cualquiera que trate de aprovechar nuestro sistema de inmigración, nuestras comunidades y la seguridad de nuestro país”, dijo la investigadora de USCIS Linda M. Swacina.

“El fraude de inmigración es un crimen contra todos nosotros, y USCIS continuará asegurando la integridad de nuestro sistema de inmigración y mantendrá a Estados Unidos a salvo de tales perpetradores”, conlcuyó en un comunicado oficial.

Las autoridades migratorias reiteraron su misión de investigar, develar y condenar a todo aquel inmigrante que trate de hacer fraude matrimonial para conseguir su “Green Card” y posteriormente su ciudadanía.