Triángulo norte de América Central y Venezuela, zonas críticas que generan crisis de refugiados

Miles de personas de estos países están pidiendo asilo en toda la región, mientras que Estados Unidos, el país más poderoso del hemisferio, está tomando medidas contrarias a las que serían necesarias para asistirlos

La mayoría de los venezolanos que pide asilo describe una situación de inseguridad e inestabilidad política en su país.
La mayoría de los venezolanos que pide asilo describe una situación de inseguridad e inestabilidad política en su país.
Foto: Getty Images

Dos zonas de América Latina están generando la mayor cantidad de solicitudes de asilo, no sólo en Estados Unidos sino en otros países: el triángulo norte de América Central (Honduras, El Salvador, Guatemala) y Venezuela.

Las cifras de las Naciones Unidas y de Estados Unidos, recogidas en un reporte del Centro para el Progreso Americano, incluyen notables aumentos en el desplazamiento de personas de cada uno de estos países e intentos de obtener refugio y asilo en otros países de la región y del globo.

Un aproximado de 350,000 personas del triángulo norte de América Central han pedido asilo en diferentes partes del mundo, dice el reporte y una tercera parte, 130,500, lo hicieron en el último año (2017).

Además, el reporte asevera que, en vez de atender la crisis de refugiados que empeora en su “patio trasero”, Estados  Unidos está tomando medidas que entorpecen y amenazan con empeorar la situación de derechos humanos en esos países, como enviar de regreso a 250,000 “tepesianos” que han vivido fueran durante 20 años o más.

Según el Alto Comisionado para Refugiados de las Naciones Unidas, las solicitudes formales de asilo por parte de desplazados por El Salvador, Honduras y  Guatemala aumentaron en número más de 11 veces entre 2011 y 2017.

En el mismo período, también hubo un incremento de 1,500 por ciento entre  los migrantes de esos tres países que fueron a países como Belize, Costa Rica, Nicaragua y Panamá. En México, las solicitudes de asilo del Triángulo Norte aumentaron en casi un 2000 por ciento.

El nivel de violencia en esos países está entre las principales razones de los desplazamientos y todos,  incluyendo Venezuela, tienen tasas de homicidio y de feminicidio de las más altas del hemisferio.

Para comparar, el reporte refleja que 60 de cada 100,000 personas en El Salvador son asesinadas, 42.8 en El Salvador y 26 en Guatemala. En cambio en Estados Unidos la casa es de 5.3 personas por 100,000.

Venezuela, por otra parte, tiene su propia crisis de desplazamiento y la violencia también es una de las razones principales, aunque no la única.  Por ejemplo, sólo hay otro país en el mundo que sobrepasa los niveles de feminicidio en venezuela sin estar involucrado en una guerra. La tasa en Venezuela es de 24.5 personas por cada 100,000.

Entre 2012 y 2016, la cantidad de venezolanos que pidieron asilo en Estados Unidos aumentó de 963 en 2012 a 34,348 en 2015. El aumento en solicitudes es el más rápido que se registra en este país, de un 2500%.

Al menos un millón de venezolanos ha escapado a Colombia, casi todos sin estatus legal y otros 52,000 han llegado a Brasil desde 2017.

“Estos datos dan una idea clara de por qué las personas están huyendo de América Latina. Pero en lugar de reconocer la necesidad de hacer más para estabilizar a los países de la región y proteger a quienes buscan asilo, la administración Trump está tomando medidas que empeorarán las cosas para aquellos que buscan protección y contradicen directamente los esfuerzos de la región “, dijo Silva Mathema, analista de políticas de Política de Inmigración en el Center for American Progress y autor del informe. “Todas las acciones de la administración Trump van en contra de lo que Estados Unidos debería hacer en América Latina para mejorar la seguridad y las condiciones económicas y fomentar una solución regional para abordar estos problemas”.