Incertidumbre en la economía mexicana frente a las elecciones

Una de las grandes dudas que muchos mexicanos tienen es sobre la política financiera después de las elecciones
Incertidumbre en la economía mexicana frente a las elecciones
Billetes mexicanos.
Foto: YURI CORTEZ / Staff / Getty

MÉXICO – En marzo pasado, BBVA Bancomer, el banco con el que siempre ha operado Sonia Ayala, una arquitecta de 43 años, le propuso un crédito hipotecario con una tasa de interés del 8% que ella no tomó por falta de tiempo para analizarlo, entre el trabajo y los hijos, pero en cuanto salió de vacaciones, el pasado viernes, retomó el tema: el banco confirmó la oferta.

“¡Pero con una tasa del 13%, o sea, casi el doble: en EEUU dicen que es del 2!‘‘, lamenta Ayala quien ve esfumarse sus aspiraciones de tener una casa propia por ahora. ‘‘El agente me dijo que espere a que pasen las elecciones aunque yo no creo que mejore la situación‘‘.

La incertidumbre sobre las acciones que tome el candidato triunfador de las elecciones de este primero de julio tiene alterados y nerviosos a los mercados y la ciudadanía en los últimos meses, porque no se sabe cuál será el rumbo de las políticas públicas que tomará el país mientras arrastra aún la duda sobre el Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN).

El desasosiego se ensaña principalmente con aquellas personas que tienen adquirido algún tipo de crédito (alrededor de 50 millones entre hipotecarios, tarjetas de crédito y otros, según instituciones bancarias), advirtió Juan Pablo Zorrilla, director general de la reparadora de crédito Resuelve tu Deuda.

A través de una encuesta interna, la consultora determinó que alrededor del 69% de los deudores considera “urgente“ buscar nuevas fuentes de ingresos para saldar sus deudas ante el riesgo de que se vuelvan impagables tras los resultados que arrojarán las elecciones.

“Los encuestados se mostraron pesimistas pues uno de sus mayores temores es que las tasas de interés aumenten, provocando créditos más caros”, dijo Zorrilla.

La inquietud tiene antecedentes inmediatos. Durante la tercera semana de junio pasado, el Banco de México (Banxico) tuvo que hacer algunas maniobras financieras para evitar el hundimiento del peso a niveles históricos después de rebasar los 20 pesos por unidad frente al dólar. Las precampañas iniciaron a mediados de diciembre con un dólar en 19, creció hasta casi 21 y en los últimos días fluctúa otra vez en 19.

Por otro lado, la calificadora JP Morgan subió la alerta de riesgo de inversión hasta 212 puntos a México cuando en las elecciones presidenciales anteriores (en 2012) se ubicaba en 180 puntos; sin embargo todavía está arriba de Brasil (320 puntos) o Argentina (559) y muy lejana de Venezuela que tiene 5,000 por sus políticas estatales.

Estos comparativos y otros comportamientos del mercado inyectan en algunos sectores cierto optimismo. El director de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), José Oriol Bosch, aseguró que el panorama pinta mejor de lo que esperaba: “La actividad de financiamiento está bien incluso a mediano y largo plazos”.

Juan Reyes, vendedor de seguros de 52 años y partidario de la alianza de Andrés Manuel López Obrador para presidente de la República, es otro de los que prefieran esperar y especular para bien: “Sí habrá al principio una desestabilización pero poco a poco todo se volverá a acomodar: eso pasa siempre en este país‘‘.