El brutal golpazo que puso al exNFL Johnny Manziel en protocolo de conmoción

"¡Choqué contra una pared de ladrillos!" dijo el quarterback que en 2014 jugó para los Cleveland Browns y que experimentó serias adicciones

Johnny Manziel está en protocolo de conmoción.
Johnny Manziel está en protocolo de conmoción.
Foto: Especial / Captura TV

El mariscal de campo Johnny Manziel fue enviado al protocolo de conmoción cerebral de la Liga Canadiense de Fútbol Americano (CFL), según un informe del equipo de los Alouettes de Montreal, al que pertenece el jugador estadounidense.

El personal médico del equipo indicó que Manziel le informó el martes de que estaba sintiendo síntomas “que podrían estar asociados con la medicación prescrita que usa para una afección médica previamente diagnosticada” y se perdió el entrenamiento para que se le realizara un análisis de sangre.

Más tarde el equipo confirmó en un comunicado de prensa que Manziel fue colocado en el protocolo debido a un golpe que recibió durante el partido del sábado contra Ottawa.

Agregó que el mariscal de campo estaba con “posibles efectos secundarios atenuantes de su medicación prescrita”.

Indicó también que Manziel -quien experimentó recientemente serias adicciones y problemas personales– será “observado de cerca y evaluado en los próximos días”.

El exmariscal de campo de los Cleveland Browns de la NFL sintió molestias en la barbilla después del partido del sábado, tras recibir un fuerte impacto en la línea de gol cuando trataba de conseguir anotación.

En el intento perdió el balón, pero el centro de Montreal, Kristian Matte, lo recuperó para touchdown.

Choqué contra una pared de ladrillos“, declaró Manziel sobre la jugada. “Esa defensa fue rápida, grande y agresiva. Pero estos tipos no me van a dejar fuera”.

Después de lanzar para cuatro intercepciones en la primera mitad en su debut en Montreal en una derrota por 11-50 contra Hamilton el 3 de agosto, Manziel logró 16 de 26 pases para 168 yardas el sábado, sin una intercepción en la derrota 17-24, y corrió tres veces para 36 yardas.