¿Tienes metabolismo lento o rápido? Conoce el método que te lo puede indicar

La calorimetría indirecta es segura y confiable.
¿Tienes metabolismo lento o rápido? Conoce el método que te lo puede indicar
Metabolismo
Foto: Shutterstock

El cuerpo humano es un organismo altamente complejo, y dicha complejidad obliga a que el cuerpo esté constantemente trabajando mediante procesos bioquímicos para mantener cierto balance esperando para la continuidad de las funciones vitales.

Lo que conocemos como metabolismo es el conjunto de reacciones bioquímicas, así como procesos fisicoquímicos, que ocurren en una célula o en un organismo. El metabolismo es la base de la vida tal como la conocemos.

Un tema común de cuidado médico es el tipo de metabolismo de una persona; estamos hablando de su “velocidad”, si es rápida, lenta, o normal. La naturaleza de cada metabolismo determina la composición general del cuerpo humano.

¿Quieres estar al tanto de cuán rápido actúa tu metabolismo? Existe una prueba médica que te permitirá informarte al respecto. Hablaremos un poco de la calorimetría indirecta.

¿Qué es la calorimetría indirecta?

La calorimetría indirecta es una prueba de naturaleza diagnóstica cuyo fin es la medición del gasto calórico individualizado del paciente. El gasto calórico, conocido también como gasto energético, es la cantidad de energía que el organismo necesita para realizar sus funciones.

Este es un examen no invasivo que nos permite conocer si el metabolismo del paciente es rápido o lento, factor sensible al momento de determinar el tratamiento nutricional más adecuado.

¿En qué consiste la calorimetría indirecta?

Metabolismo
Foto: Shutterstock

Es un procedimiento sencillo. El examen consiste en colocarse en posición horizontal sobre una camilla donde al paciente se le colocará un dispositivo conocido como canopy sobre el rostro cuyo fin es recibir la respiración del paciente.

El canopy está conectado a una máquina que estudia la respiración y también la procesa. El procedimiento debe realizarse por un periodo de 12 minutos donde el paciente esté lo más relajado posible.

Se recomienda un lapso de ayunas de unas doce horas antes de proceder con el examen, además de una ausencia total de ejercitación física.

Objetivo de la calorimetría indirecta

La calorimetría indirecta mide el gasto energético en reposo de una persona; nos informa de las calorías que un cuerpo quema en ausencia de actividad física, por efecto puro del metabolismo. Así, podemos determinar si el metabolismo basal es normal, acelerado, o lento.

Gastar energía deriva en intercambio de gases. Gastar las energías que aportan los nutrientes conlleva el consumo de oxígeno; cuando las calorías se queman, producen dióxido de carbono. La calorimetría indirecta es, digamos, una espirometría que mide el consumo de oxígeno y la producción de dióxido de carbono.

La información obtenida por medio de esta prueba nos permite calcular las necesidades energéticas diarias y particulares de cada paciente con el fin de instaurar un tratamiento energético adecuado para el metabolismo de cada uno.