Ejército de EEUU despide 500 reclutas inmigrantes a quien había prometido papeles en el último año

Los inmigrantes pertenecían al programa MAVNI que permite unirse al ejército a cambio de una ciudadanía estadounidense acelerada

El ejército asegura que los despidos no tiene que ver con el estatus migratorio de los reclutas
El ejército asegura que los despidos no tiene que ver con el estatus migratorio de los reclutas
Foto: Getty images

En los últimos 12 meses el ejército dio de baja a más de 500 reclutas inmigrantes a quienes se les prometió un camino hacia la ciudadanía.

Los reclutas formaban parte del programa de reclutamiento de Accesiones Vitales para el Interés Nacional (MAVNI), que permite a inmigrantes unirse al ejército a cambio de una ciudadanía estadounidense acelerada, reportó The Hill.

Según datos oficiales el Departamento de Defensa ha reclutado a más de 10,000 inmigrantes a través de MAVNI desde 2009.

El programa se inició en 2008, cuando había una necesidad urgente de inmigrantes con habilidades médicas y lingüísticas. Sin embargo en 2016 el programa se suspendió luego de que se considerara que la selección de los inmigrantes tenía fallas y presentaba riesgos sobre espionaje y otros temas de seguridad nacional.

Según una lista que el Ejército presentó al Tribunal de Distrito de los EEUU para el Distrito de Columbia, 502 miembros del servicio que se alistaron en el programa MAVNI fueron dados de alta entre julio de 2017 y julio de 2018.

Los documentos judiciales que contienen la lista fueron revelados después de una solicitud de la agencia AP.

Carla Gleason, portavoz del Pentágono, dijo a The Hill que “no hay individuos liberados de sus contratos o separados del ejército debido a su estatus migratorio”.

El gobierno hizo claridad que de los inmigrantes dados de alta, más de 100 recibieron información sobre su desempeño inicial y la conducta fue insatisfactoria, mientras que 48 fueron despedidos debido a una evaluación de seguridad adversa. Otros fueron despedidos por razones que van desde problemas personales hasta encuentros con la policía.

Sin embargo el reporte llega después de que el gobierno Trump requiriera nuevos exámenes de seguridad y alistamientos más largos que crearon un atraso, con algunos inmigrantes esperando más de un año para pasar por el proceso.

Debido a la larga espera causada por las nuevas evaluaciones, docenas de reclutas inmigrantes que ya estaban en trámite fueron dados de baja o se les cancelaron sus contratos. Las quejas y demandas resultantes llevaron al Ejército a detener los despidos y a reincorporar al menos a 36 reclutas.

A abril de este año había 1,000 reclutas en programas de ingreso retrasado o de capacitación diferida.