Los tipos de tumores cerebrales más comunes en niños

Seguro haz escuchado hablar sobre los tumores, pero no sabes a ciencia cierta de que trata te ofreceremos una explicación breve basada en la enciclopedia médica virtual Medline Plus
Los tipos de tumores cerebrales más comunes en niños
Foto: shutterstock

Los llamados tumores cerebrales son peligrosos para la salud del organismo porque pueden destruir de forma directa las células que constituyen el cerebro. El daño también se presenta de forma indirecta pues la presión ocasionada en el cerebro empuja otras zonas. Esto incrementa la inflamación y la presión cerebral intracraneal.

Los tumores pueden manifestarse a cualquier edad. En un nivel general los tumores cerebrales en los niños son poco frecuentes pero no imposibles de manifestarse.

Existen tumores primarios, su causa es desconocida, ellos pueden ser: No cancerosos (benignos), invasivos (diseminarse a zonas cercanas), cancerosos (malignos). Ya que los tumores cerebrales se clasifican de acuerdo a su ubicación exacta, el tejido comprometido, si son cancerosos o no.

Tipos de tumores más comunes hasta ahora

Astrocitomas

Son quistes no cancerosos, se caracterizan por poseer un crecimiento lento. Se manifiestan en niños con edades entre los 5 a 8 años. Son conocidos también como gliomas de crecimiento lento, este es el tipo de tumor cerebral que es más común en los niños.

Meduloblastomas

Constituyen el tipo de tumor cerebral canceroso que es común en los niños, mayormente se manifiesta antes de los 10 años de edad. Es un tumor maligno.

Ependimomas

Representan un tipo de tumor cerebral que puede ser tanto benigno como maligno, su ubicación determinan que tipo de terapia necesita para ser controlado.

Gliomas del tronco del encéfalo

Constituyen tumores poco frecuentes que se manifiestan exclusivamente en niños. Aparecen en una edad promedio a los 6 años. El tumor puede crecer y alcanzar gran tamaño antes de ocasionar síntomas.

shutterstock_539935147
 Foto: Shutterstock

Los síntomas mas frecuentes son:

Inicialmente puede que no se manifiesten los síntomas, y como pueden aparecer de forma gradual también ocurren rápidamente.

El dolor de cabeza tiende  a ser el síntoma mas común. No obstante, son pocos los casos que los niños con dolor de cabeza poseen un tumor.

Estos son los tipos de dolores que se asocian a los tumores cerebrales:

  • Si al despertar el dolor de cabeza se intensifica y tarda unas horas en desaparecer.
  • Si al toser, hacer ejercicio o al cambiar de posición corporal aparece dolor de cabeza.
  • Si aparece durante el sueño con síntomas como vómitos o confusión.

Los tumores también aparecen con cambios mentales que pueden ser:

  • Cambios de personalidad y comportamiento.
  • Pérdida de la memoria.
  • Incapacidad para concentrarse.
  • Aumento del sueño.
  • Problemas de razonamiento.
shutterstock_598328486
 Foto: Shutterstock

Otros síntomas secundarios son:

Decaimiento de la audición, vértigo, dificultad para hablar, problemas con el equilibrio, debilidad y entumecimiento.

Pruebas y exámenes

El médico que atiende el caso realizará un examen físico para remitir los exámenes especializados.

Los bebés pueden presentar los siguientes síntomas: fontanela abultada, ojos agrandados, Suturas separadas.

Los niños más grandes pueden presentar: dolor de cabeza, vómitos, cambios en la visión, caminar distinto, debilidad en una parte específica del cuerpo, cabeza inclinada.

Exámenes especializados:

Tomografía computarizada en la cabeza

Resonancia magnética del cerebro

Análisis del líquido cefalorraquídeo.

El tratamiento dependerá del tamaño, tipo de tumor y salud general del niño. El tratamiento tiene como objetivo curar la enfermedad, a través del alivio de los síntomas, mejorar la función cerebral y por ende el bienestar del niño.

La mayoría de los tumores cerebrales primarios requieren cirugía, solo algunos pueden ser extirpados en su totalidad. A pesar de no poder ser extirpado la cirugía contribuye a hacer que la presión sea menor y el alivio de los síntomas. Tanto la quimioterapia como la radioterapia se pueden emplear para ciertos tumores como los gliomas del tronco del encéfalo, la astrocitoma y el ependimomas.

Los analgésicos y anticonvulsivos también son parte del tratamiento.