La reina Isabel II da a Meghan Markle un ‘regalo’ que jamás ofreció a Kate Middleton

Parece que hay una favorita en el corazón de la soberana
La reina Isabel II da a Meghan Markle un ‘regalo’ que jamás ofreció a Kate Middleton
Kate Middleton junto a Meghan Markle.
Foto: Clive Mason / Getty Images

La duquesa de Sussex, Meghan Markleno estará rodeada solo de su familia política en sus primeras navidades como parte de la monarquía británica. Según la información a la que ha tenido acceso el diario Daily Mail, la reina Isabel II ya habría invitado a la madre de Meghan a unirse a la tradicional celebración de los royals en Sandringham House en deferencia al estado de la esposa del príncipe Enrique -que espera su primer hijo de cara a la próxima primavera- y al hecho de que la futura mamá no puede ver con demasiada frecuencia a sus seres queridos desde que se mudara a Reino Unido.

Pese a la polémica que ha rodeado en todo momento a los Markle y en especial al padre de la duquesa, lo cierto es que Doria Ragland ha causado una gran impresión a la opinión pública con su elegancia natural tanto a su paso por la boda real del pasado mayo como mientras acompañaba a su hija y a su yerno en el primer acto oficial de la primera como protagonista para presentar el libro de recetas ‘Together: Our Community Cookbook’.

Sin embargo, su participación en los festejos navideños supondría una ruptura sin precedentes del protocolo sin importar lo mucho que pudiera agradar Doria a la reina cuando tomaron el té juntas un día antes del enlace de Meghan y Enrique, ya que la soberana no acostumbra a invitar a los parientes de los esposas y esposas de sus hijos o nietos por razones puramente prácticas. Ni siquiera los Middleton, que sí han acudido junto a la familia real a la misa del 25 de diciembre en varias ocasiones, han pasado la noche en la propiedad de la reina en Norfolk y en su lugar se hospedarían en Anmer Hall, cuando no optan por pasar esas fechas en su propio hogar donde ocasionalmente se les han unido también Catalina y Guillermo.

La presencia de Doria en Sandringham vendría a confirmar, por otra parte, que Isabel II es capaz de saltarse sus propias normas por una razón lo suficientemente buena, como ya hizo el pasado diciembre al incluir a Meghan en la lista de invitados pese a que aún no se había casado con Enrique y, por tanto, su presencia no se esperaba al no existir precedentes al respecto.

Alrededor de la web