Cinco latinos buscan ganar oficinas estatales de elección en California

Becerra y Padilla tienen más probabilidades; Lara, Hernández y Thurmond enfrentan contiendas reñidas
Cinco latinos buscan ganar oficinas estatales de elección en California
Xavier Becerra, fiscal general de California.
Foto: Archivo/EFE

En las elecciones generales de este martes 6 de noviembre, cinco latinos buscan hacer historia en California, al ganar una de las siete oficinas estatales, cuyos titulares son electos por los votantes.

Xavier Becerra quiere retener el cargo de fiscal de California. Alex Padilla busca repetir como secretario de Estado. Ricardo Lara compite para ser comisionado de Seguros, Ed Hernández para vicegobernador y Tony Thurmond quiere ser superintendente de Educación.

Nunca antes se habían registrado tantos latinos para contender por las oficinas estatales de elección.

El secretario de estado de California Alex Padilla visita las oficinas de La Opinión para hablar sobre sus planes de reelección. (Araceli Martínez/La Opinión).
Se cree que el secretario de estado de California Alex Padilla no tendrá problemas para seguir en su cargo.  (Araceli Martínez/La Opinión).

Los que no se anticipa que tendrán ningún problema para mantener sus cargos son: Becerra, quien nombrado por el gobernador Jerry Brown en 2016 y tiene como oponente al juez retirado, el republicano Steven C. Bailey.

Padilla, quien es secretario de estado desde enero de 2015, va por un segundo periodo, teniendo como oponente al republicano Mark Meuser, abogado electoral.

El senador Ricardo Lara de Bell Gardens, busca convertirse en comisionado de seguros de California.

Contiendas cerradas

Por su parte, Hernández, Lara y Thurmond son los latinos que enfrentan contiendas cerradas en sus campañas por ganar una oficina estatal.

Hernández, senador por Azusa, busca convertirse en el cuarto vicegobernador latino, solo que no contaba con que se enfrentaría con una demócrata de bastantes recursos, Elani Kounalakis, una mujer que viene de una familia de constructores muy rica en Sacramento, y cuyo único antecedente de servicio público ha sido, ser embajadora en Hungría.

A Hernández lo apoyan el fiscal Becerra y la Asociación de Enfermeras, pero a Kounalakis, nada menos que el presidente Barack Obama. Aunque la vicegubernatura es un puesto importante, no tiene poder, pero brinda la oportunidad de saltar a otro cargo como lo está haciendo el actual vicegobernador Gavin Newsom, candidato demócrata a gobernador de California.

El senador Ed Hernandez en la pelea por ser vicegobernador de California.

El senador estatal Lara de Bell Gardens está en una férrea pelea contra el independiente Steve Poizner por el cargo de comisionado de seguros. Poizner ya fue comisionado de seguros, y renunció al cargo hace ocho años para buscar ser candidato a gobernador de California por el partido republicano.

Según las últimas encuestas, Poizner recibió 44.5% de preferencia sobre los 38.7% de Lara. Poizner ha recibido el respaldo de grandes medios como Los Angeles Times, San Francisco Chronicle y San Diego Union-Tribune. .

Cualquiera de los dos que ganen, estaría haciendo historia. Lara sería el primer comisionado de seguros gay; y Poizner el primer independiente en llegar al cargo.

El asambleísta Tony Thurmond es candidato a superintendente de educación de California. (Araceli Martínez/La Opinión).
El asambleísta Tony Thurmond es candidato a superintendente de educación de California. (Araceli Martínez/La Opinión).

Escuelas públicas contra chárters

El asambleísta de Richmond, Tony Thurmond, hijo de una madre inmigrante de Panamá que murió cuando él tenía 6 años, busca ser superintendente de Educación en California. Mientras él es apoyado por los sindicatos de maestros, su opositor Marshall Tuck, es respaldado por los defensores de las escuelas chárter.

Ambos demócratas libran una contienda cerrada. La última encuesta de Berkeley IGS le daba a Tuck un 48% de los probables votantes y 36% a Thurmond. El resto de los electors se mantienen indecisos.

Las donaciones para la contienda de superintendente de las escuelas han alcanzado los 50 millones de dólares, una cifra considerada récord para el cargo. Tuck le lleva una ventaja de dos a uno a Thurmond en cuanto a financiamiento electoral.