Trump sopesa más cambios en su Gabinete, aunque no da pistas

Trump dijo que “respeta mucho” a Nielsen,  a quien calificó como “muy inteligente”, pero también renovó su reclamo de que ésta debería ser “más dura” o “extremadamente dura”
Trump sopesa más cambios en su Gabinete, aunque no da pistas
Trump considera que la secretaria Nielsen debería reforzar aun más las leyes migratorias.
Foto: EFE / Getty Images

WASHINGTON— El presidente Donald Trump tiene en la mira a su jefe de Gabinete, John Kelly, y a la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, entre los posibles cambios que realizará en su Gabinete en las próximas semanas.

Ya desde antes de los comicios de mitad de término, en los que su partido perdió el control de la Cámara de Representantes –lo que pone en riesgo el avance de su agenda política-, el mandatario había venido expresando inconformidad con Nielsen, a quien le exige más dureza en la lucha contra la inmigración ilegal, y con Kelly, a quien achaca algunos puntos “débiles”.

Durante una extensa entrevista con la cadena conservadora Fox News, divulgada ayer domingo, Trump adelantó que está pensando en hacer cambios en entre tres y cinco posiciones en su Administración, aunque “quizá” se decida sólo sobre dos.

Trump dijo que “respeta mucho” a Nielsen,  a quien calificó como “muy inteligente”, pero también renovó su reclamo de que ésta debería ser “más dura” o “extremadamente dura” en lo que respecta al cumplimiento de las leyes de Inmigración en la frontera y al interior del país.

En concreto, Trump siempre se ha quejado de que Nielsen debería ser más firme en el combate a los cruces ilegales en la frontera sur –especialmente con la inminente llegada de sendas caravanas de inmigrantes-, aún si esto conlleva violar las leyes y convenios internacionales.

Haciéndose eco de los argumentos de la Casa Blanca, Nielsen ha pedido al Congreso que elimine las “lagunas” legales que, a su juicio, facilitan el ingreso de miles de inmigrantes que solicitan asilo en la frontera sur.

Pero su enérgica defensa de la separación de familias y demás prácticas de la política migratoria no han suficientes para Trump, quien ganó la presidencia en parte por sus promesas de recrudecer el combate contra la inmigración ilegal y reducir la inmigración ilegal.

Nielsen llegó a su actual cargo por recomendaciones de Kelly, su antiguo jefe cuando éste fue titular del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

Kelly, a su vez, ha negado en múltiples ocasiones informes de prensa que apuntan a su frustración con Trump, pero es muy probable que éste abandone el cargo en 2019.

Trump dijo a la cadena Fox News que Kelly está “haciendo un excelente trabajo en muchas formas” pero, en su opinión, tiene “un par de cosas que no son su fuerte”, aunque no precisó a qué se refería.

“En algún momento John querrá irse. John se irá” a otras cosas, vaticinó Trump, quien previsiblemente reemplazaría a Kelly con Nick Ayers, actual jefe de Personal del vicepresidente, Mike Pence.

En julio pasado, Trump había dicho que Kelly permanecería en el cargo hasta al menos el 2020, cuando busque su reelección.

Los cambios en el Gabinete, de producirse, surgirían en unos momentos en que la Administración sigue afrontando caos y críticas, disfunción, y un constante vaivén de funcionarios implicados en presuntos escándalos por mala gestión.

Aunque es normal que una Administración realice cambios a los 18 meses en el poder y tras los comicios de mitad de término, la de Trump los ha hecho con mayor frecuencia.

Según un análisis de la Institución Brookings,  ya para los 18 meses, el 57% de 65 puestos clave en la Casa Blanca había cambiado de manos, en comparación con el 24% en la Administración Obama, el 33% en la Administración Bush, o el 38% en la Administración de Bush padre, durante ese mismo período.

Para julio pasado, la Administración Trump ya había registrado la renuncia del titular de la Administración para la Protección Ambiental (EPA), Scott Pruitt,

La semana pasada, la Casa Blanca apartó de su cargo a una asesora de alto rango del Consejo de Seguridad Nacional, Mira Ricardel, por las fricciones que ésta había tenido con el personal de la Primera Dama, Melania Trump.

Antes de eso, el pasado 7 de noviembre, un día después de los comicios legislativos, Trump anunció por Twitter la renuncia forzada del fiscal general, Jeff Sessions, y anunció a su sucesor, Matthew Whitaker, aunque éste ahora afronta un litigio en los tribunales por parte de líderes demócratas que impugnan su nombramiento.