FOTOS: ‘Participar en el Desfile de las Rosas es como ir a un Mundial’

El folklore y colorido de la alegría de la banda de Costa Rica representa a Latinoamérica en Pasadena este martes 1 de enero

FOTOS: ‘Participar en el Desfile de las Rosas es como ir a un Mundial’
El baile y la música y la alegría de Costa Rica dirá presente este próximo martes. / foto: Jorge Luis Macías.
Foto: La Opinion

El arte de 250 niños y jóvenes costarricenses, que integran la Banda Musical Acosta (BAM), se podrá admirar en Año Nuevo durante su participación en la 130 edición anual del Desfile de las Rosas en Pasadena.

Ellos viven sus sueños en la música y plasman sus metas en un objetivo claro: representar con gallardía a la nación centroamericana y ser ejemplo de superación personal para toda América Latina, porque el dicho “Pura Vida” —característico de este país— representa el alma de una nación, la esperanza, emoción y el espíritu de los ticos, que desean contagiar al mundo de alegría, sabor y éxtasis de vida.

“Estoy nervioso… Nunca antes pensé en llegar acá”, dijo Darío Porras Mora, uno de los 48 bailarines de la agrupación musical. “Tampoco pensaba que alguna vez me montaría en un avión”.

Horas de ensayo los llevaron al Rose Parade. / Foto: Jorge Luis Macías

El joven tico dio a conocer que sus ilusiones por viajar a Estados Unidos estuvieron a punto de derrumbarse, ya que hace un mes falleció de cáncer gástrico su padrastro Esteban, quien era su sostén económico y moral para que fuera partícipe de la banda.

Darío tiene 17 años de edad y es estudiante del Colegio Técnico Palmichal de Acosta, situado a 25 millas de distancia de San Ignacio de Acosta —lugar donde tuvieron los ensayos tres veces por semana durante casi un año.

Cada uno de sus viajes para los ensayos tenía un costo de 7,000 colones (casi 12 dólares). “Entre varios integrantes de la banda formamos un grupo”, relató. “Hacíamos rifas, bingos y venta de tamales para pagar el pasaje”.

Son 250 niños y jóvenes que integran la Banda Musical Acosta. / foto: Jorge Luis Macías

Momento de brillar

La Banda Musical Acosta (BMA) comenzó a formarse hace una década en el cantón Acosta de Costa Rica, gracias al trabajo de los directores de la agrupación, José Manuel Mora Corrales y Julio César López.

“El Desfile de las Rosas abre una vitrina mundial para nuestro arte y nuestra música”, consideró Corrales. “Queremos tener la mejor representación de Latinoamérica y que trascienda el nombre del pueblo [Acosta] y el país”.

Afable y alegre, el director de la banda, de 35 años de edad, también tuvo que superar fuertes emociones antes de llegar a Los Ángeles: su padre, Jovito Castro, murió de cáncer de piel en junio pasado y un mes después perdió a su madre, Teresa Mora.

“Ha sido un año de mucha alegría y de tristeza”, dijo a La Opinión. “No he tenido tiempo para reflexionar ni vivir el duelo… Todo por amor al proyecto de la banda y por ver la felicidad en el rostro de los muchachos”.

Los participantes dedicaron su tiempo y esfuerzo durante un año para las prácticas. / foto: Jorge Luis Macías.

Ejemplo de superación

Ubicado a 18 millas al sur de la ciudad de San José, el cantón Acosta —donde se formó la banda municipal hace una década— tiene una población de 21,000 habitantes.

“Una cuarta parte de la población vive en la pobreza”, dijo el alcalde de Acosta, Norman Hidalgo. “Por ello, destacamos el trabajo y la inspiración de nuestra gente para salir adelante; hay responsabilidad y alegría por representar al cantón y a nuestro país”.

Este sábado, los chicos de la BMA tuvieron una destacada participación en el Festival de Bandas en Pasadena City College, donde alternaron con las agrupaciones musicales Lassiter High School Marching Trojan Band (Georgia); Pickerington Marching Band (Ohio); Na Koa Ali`i – Hawai`i All-State Marching Band (Hawaii); University of Washington Husky Marching Band (Washington).

Además de The Salvation Army Tournament of Roses Band, LAUSD All District High School Honor Band y Pacific Crest Drum & Bugle Corps, todas de California.

La agrupación costarricense deleitó al numeroso público congregado en el estadio de futbol americano de Pasadena City College con una mezcla de canciones representativas de su folklore como “Cumbia Costarricense”, “Swing Tico”, Linda Costa Rica” y “La
Candelaria”.

Los padres de los músicos y bailarines hicieron grandes esfuerzos para poder costear los boletos hasta LA. / foto: Jorge Luis Macías.

“Después de mis estudios, las prácticas de la banda eran una clase extra para mí”, dijo Estefanie Mesén, de 17 años de edad, quien toca el trombón y es hija de un agricultor y una ama de casa. “Con ayuda de mis familiares y mis padres [Martin y Diana] pudimos juntar $700 para comprar mi boleto de avión”, contó la joven.

El trabajo que realiza la Banda Musical Acosta es sin fines de lucro y uno de sus objetivos es que por medio de la música se logre que los estudiantes se sientan realizados; además, se les inculcan valores como disciplina, respeto, responsabilidad, igualdad y tolerancia.

“Es una increíble felicidad”, valoró Mariano Castro, quien tiene ocho años en la banda y toca el Sax barítono. “Participar en el Desfile de las Rosas es como ir a un Mundial de Futbol”.

La edición número 130 del Desfile de las Rosas, a celebrarse el 1 de enero de 2019, tendrá como su gran mariscal a la cantautora y filántropa “Chaka Khan”, contará con 40 carros alegóricos, 18 equipos ecuestres y 19 bandas musicales —incluyendo a cinco de otros países del extranjero.

“La Melodía de la Vida” es el título de la parada festiva que es vista por más de 28 millones de televidentes en 222 países y territorios fuera de Estados Unidos.

Los ticos acudieron a alentar a los jóvenes ayer en el Festival de Bandas en Pasadena. / foto: Jorge Luis Macías.