Ausencia crónica, un grave problema en las escuelas de California

Faltar a la escuela tiene consecuencias adversas para los alumnos
Ausencia crónica, un grave problema en las escuelas de California
Faltar a la escuela tiene consecuencias graves para los estudiantes a largo plazo. (Aurelia Ventura)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/ La Opinion

Datos recientes del Departamento de Educación de California revelaron que más de 1 de cada 10 estudiantes en todo el estado estuvieron ausentes crónicamente de la escuela en el ciclo 2017-18, lo que significa que faltaron al menos el 10% del año escolar.

“Los números son malos y están empeorando un poco”, dijo Rob Manwaring, asesor de políticas de educación superior de Children Now, una organización estatal de defensa de los niños. Se refiere al hecho de que la tasa estatal de ausencias aumentó a 11.1% en comparación con el 10.8% en 2016-17, el primer año en que el estado publicó las cifras.

El ausentismo crónico es “donde comienza el conducto de prisión a prisión”, dijo Manwaring. “Es donde se puede abordar un problema antes de que se convierta en una crisis”.

Si bien Manwaring y otros activistas han presionado por más tiempo para que se preste más atención al tema, este año hay una mayor urgencia ya que el estado por primera vez ha establecido el ausentismo crónico como uno de los indicadores en los que se basan los distritos escolares para evaluar qué tan exitosamente están sirviendo a sus estudiantes.

También se espera que sea uno de los puntos focales de la visión del gobernador Gavin Newsom para un sistema educativo “desde la cuna hasta la carrera profesional”.

Consecencias adversas

Faltar hasta el 10% del año escolar, o aproximadamente 18 días, puede tener consecuencias adversas para un niño desde su educación preescolar. Una importante parte de la investigación muestra que los estudiantes con altas tasas de ausentismo tienen menos probabilidades de poder leer a nivel de grado al final del tercer grado, tienen más probabilidades de abandonar la escuela secundaria y tienen menos éxito en la universidad.

En California, las tasas de ausencia de varios grupos estudiantiles raciales y étnicos, incluidos los nativo americanos, afroamericanos e isleños del Pacífico, fueron significativamente más altas que la tasa estatal. Mientras tanto, las tasas de latinos, blancos, asiáticos y filipinos estaban por encima o por debajo del promedio estatal.

La recomendación es tener registros de asistencia precisos, y que el supervisor de asistencia de un distrito sea responsable de desarrollar programas que incentiven a los estudiantes a asistir a la escuela, trabajando con los padres de los estudiantes que están ausentes de manera crónica para mejorar su asistencia y, en casos extremos, los informes de ausencias crónicas.

David Kopperud, presidente de la Junta Estatal de Revisión de Asistencia Escolar, dijo que hay un par de programas modelo a nivel estatal diseñados para ayudar a los distritos a reducir sus números de ausentismo crónico.

Uno de ellos es un esfuerzo por promover una mejor capacitación para los supervisores de asistencia para que puedan abordar mejor los innumerables factores que contribuyen al ausentismo crónico.

Y todos los distritos con al menos 1,000 estudiantes deben emplear un supervisor de asistencia.