Shakira: Cómo son los del signo de acuario, entre la genialidad y la locura

Galileo Galilei, Thomas Edison, Charles Darwin, James Joyce, Amadeus Mozart y Virginia Woolf tenían en común el signo del agua...
Shakira: Cómo son los del signo de acuario, entre la genialidad y la locura
Shakira.
Foto: Noam Galai/Getty Images

Acuario es el anteúltimo signo del zodíaco, viene después de Capricornio -momento de maduración y culminación del camino personal-. Capricornio llega a la cima y parecía que ahí terminaba el zodiaco. Pero no: todavía hay más por recorrer y Acuario lo capta con su mente. Energéticamente, el momento acuariano implica un salto al vacío: es el pasaje vertiginoso a una dimensión nueva, distinta y desconocida. En ese sentido, Acuario es difícil de comprender desde la perspectiva de nuestra sociedad capitalista y materialista; de hecho, desde Capricornio es casi imposible figurarse que Acuario salta al vacío después de haber llegado a la meta final. Por eso, es importante aclarar que Acuario es el primer signo transpersonal, esto significa que en el zodiaco, Acuario trasciende el territorio de lo personal e individual, la energía se libera para conformar una comunidad de seres únicos, libres y distintos que se articulan en una red colectiva.

En el mandala zodiacal, Acuario está en eje con Leo, el signo ego-céntrico cuyo punto de referencia es sí mismo. En cambio, Acuario es sin centro, introduce una dinámica excéntrica. Sin dudas, una palabra que define a los acuarianos es esa: excéntricos. Y los caracteriza como les gusta: sin sentirse encasillados, porque la otra marca registrada de este signo es la libertad.

Pero entonces, ¿cómo son los acuarianos?

Una clave para entender la energía de Acuario es su cualidad de signo de aire, lo cual los vuelve muy sociables y mentales. Acuario comparte con Géminis y Libra la vincularidad social y la extrema velocidad mental. Si el vínculo de Géminis es el juego entre iguales (hermanos, primos) y el de Libra es el vínculo entre dos (de socios y pareja), en Acuario aparece el grupo por afinidad. Su funcionamiento es colectivo, tienen miles de grupos de amigos y todos ellos son muy distintos entre sí. Por otro lado, los acuarianos sí o sí necesitan que los encuentros sean libres. O sea, no les gusta coordinar de forma anticipada nada, más bien prefieren dejar todo en un “veremos”, “te aviso” porque ni aunque sea un plan con amigos les gusta sentir se encadenados o con obligaciones fijas. En la misma línea, la rutina repetitiva no fue hecha para Acuario. Van en contra de la convención, son impredecibles, cambiantes, sorprenden con lo inesperado.

Lo que sí pueden ser es muy tercos, quedarse fijos en una idea y ser inamovibles. Otro aspecto que suele subrayarse cuando se habla de los acuarianos es que son muy colgados. Es importante que se entienda energéticamente, porque su hábitat natural es la mente. Y si bien es cierto que vuelan con facilidad por la estratosfera, también se verifica que aunque parezca que estaban en la Luna y sin prestar atención, acaso por alguna extraña antena invisible escuchan y conectan todo lo dicho. Es más, pueden retomar una conversación abandonada dos o tres semanas antes. Quizás en el ínterin ni te hablaron, pero cuando vuelven enchufan y conectan en el punto exacto y preciso del quid de la cuestión. Otro aspecto que suele subrayarse cuando se habla de los acuarianos es que son muy desapegados, colgados y distantes emocionalmente, hasta pueden ser muy fríos. Son como la corriente eléctrica: están con todo ese caudal de conectividad, o se desconectan y no están.

El signo del futuro

También se entiende a los acuarianos a partir de las características de su regente, Urano. Urano es un planeta asociado con la revolución. No es casual que haya sido descubierto al albor de la Revolución Francesa, porque este planeta nos propone eso: libertad, igualdad y fraternidad. En sintonía, los acuarianos son por definición los outsiders, marginales en el sentido que van en contra de la convención, de la norma y las tradiciones.

Son súper ideológicos y comunitarios, lo que quieren es el bien común para todos -y para eso, hay que transgredir-. Son los ideólogos que tienen la visión y la idea abstracta de la revolución, que la ven. Su percepción es aguda, objetiva y muy veloz. En efecto, comprenden telepáticamente e instantáneamente, como si tuvieran una antena área que capta a la velocidad de la luz. El funcionamiento de la energía acuariana es por conexión (y desconexión). Los acuarianos conectan con una dimensión diferente y ven lo nuevo, lo distinto. Es el signo del futuro, de la tecnología. Los acuarianos saben que pensar es crear, que el pensamiento es nuestra máxima libertad de movimiento. Es el signo de los genios, de los vanguardistas, los inventores.

Hay muchísimos ejemplos de acuarianos creadores y creativos, con ideas revolucionarias, adelantados a su tiempo: Galileo Galilei, Thomas Edison, Charles Darwin, James Joyce, Amadeus Mozart, Virginia Woolf y Shakira.

Por último, para reconocer si hay energía acuariana es importante saber cómo es la carta natal completa. O sea, no solo son de Acuario quienes han nacido entre el 21 de enero y el 19 de febrero. 

Por: Vera Picabea


Consulta tu horóscopo
de hoy