Rancheros de Nuevo México, descontentos con la retirada de Guardia Nacional de la frontera

Se quejan de que la frontera es una "puerta abierta" para migrantes y traficantes de drogas
Rancheros de Nuevo México, descontentos con la retirada de Guardia Nacional de la frontera
La Guardia Nacional asiste a la Patrulla Fronteriza en San Diego.
Foto: EFE/David Maung

Rancheros en Nuevo México se quejan de que la frontera es una “puerta abierta” para migrantes y traficantes de drogas, por lo que desaprueban la decisión de su gobernadora, Michelle Lujan Grisham, de retirar a la Guardia Nacional de la zona y apuestan por construir el muro de Trump.

“Necesitamos la Guardia Nacional en la frontera, la Patrulla Fronteriza no da abasto, la gobernadora parece que no reconoce o no quiere reconocer que existe un problema en nuestra frontera”, dijo el ranchero Billy Darnell.

Otros como él que viven en la zona del Condado Hidalgo, limítrofe con México, están alzado la voz contra la gobernadora, la que, aseguran, “ni siquiera se ha tomado el tiempo de visitar esta región”.

En este condado fronterizo que forma una L en la esquina suroeste del estado y colinda con Arizona, la Patrulla Fronteriza reporta continuamente el arresto de grandes grupos de inmigrantes.

A principios de este mes, Lujan Grisham ordenó el retiro de gran parte de efectivos de la Guardia Nacional, apostada en la frontera. Una orden similar fue emitida semanas más tarde por el gobernador de California, el demócrata Gavin Newsom, y más recientemente por el del estado de Wisconsin, el también demócrata Tony Evers.

La gobernadora Lujan Grisham, que en un comunicado de prensa rechazó nuevamente “el argumento federal de que existe una crisis de seguridad nacional abrumadora en la frontera sur”, respondió a su vez la queja de los rancheros.

“Reconozco y aprecio las preocupaciones legítimas de los residentes y funcionarios en el suroeste de Nuevo México, en particular en el Condado de Hidalgo, que han solicitado nuestra asistencia, ya que los migrantes y solicitantes de asilo siguen apareciendo en su puerta”, expuso en el comunicado.

Kris Massey, cuyo rancho se encuentra a menos de 30 millas (48 kilómetros) de la frontera con México, aseguró que se requieren más agentes fronterizos y más tecnología, incluyendo el muro fronterizo.

“Actualmente existe un gran debate sobre si hay o no una crisis en la frontera. No importa cómo lo llamen, aquí por nuestras propiedades estamos viendo pasar a grupos de 100 o más inmigrantes. Algo tiene que hacerse para disminuir el flujo de inmigrantes provenientes de Centroamérica”, dijo Massey a Efe.

“Necesitamos un tipo de barrera física, no importa cómo la llamen, si muro o barra fronteriza, no importa que sea de concreto (hormigón) o de acero, pero es necesaria”, enfatizó.

Massey explicó que en algunas regiones de Nuevo México, especialmente en zonas apartadas, solo hay una barrera de alambre que divide ambos países, algo que es aprovechado por los migrantes y los traficantes de drogas.

El ranchero considera que lugares en California y en partes de Arizona donde se ha colocado un muro fronterizo, se ha frenado el flujo de migrantes.

“Se han robado cosas, roban autos, destruyen cercas, no queremos decir que tememos por nuestra seguridad, pero cuando ves a diez, veinte personas o más cruzando por tu propiedad no sabes qué esperar, no sabes si son inmigrantes buscando una mejor vida o traficantes con armas dispuestos a todo”, sostuvo Massey.

“Entiendo que un muro no es la única solución, pero definitivamente es un componente importante, por eso apoyo al presidente Trump en su declaración de emergencia en la frontera”, enfatizó el granjero.

En su opinión, lo peor que pueden hacer los políticos es “esconder la cabeza en la arena” y decir que nada está pasando.

“La gobernadora ha dicho públicamente que necesitamos más agentes de la Patrulla Fronteriza, pero al mismo tiempo está retirando la Guardia Nacional. No debes retirar la GuardiaNacional solamente por que no estás de acuerdo con las políticas del presidente Trump”, dijo Massey.

El lugareño indicó que, cuando hay una emergencia, los rancheros muchas veces tienen que esperar hasta cuatro horas para que la policía o la propia Patrulla Fronteriza respondan.

Mientras tanto, los arrestos de inmigrantes en la frontera de Nuevo México continúan. Este último miércoles, la Patrulla Fronteriza reportó la detención de un grupo de 180 inmigrantes indocumentados en la región de Sunland Park, en el condado Doña Ana.