Eléctrica PG&E admite ser causa “probable” del incendio más mortífero de California

La empresa dijo tener motivos para "creer que es probable que el equipamiento de la compañía fue un punto de ignición del incendio Camp Fire de 2018"
Eléctrica PG&E admite ser causa “probable” del incendio más mortífero de California
Trabajadores reparan cables de electricidad en Paradise, California.
Foto: Justin Sullivan / Getty Images

La compañía eléctrica PG&E, la más grande del estado de California, admitió este jueves ser la causa “probable” del incendio más mortífero de la historia del estado, que el año pasado causó la muerte de 85 personas al arrasar en su totalidad un pueblo de 26.000 habitantes.

En un informe presentado ante la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos (SEC por su sigla en inglés), la empresa eléctrica y gasística dijo tener motivos para “creer que es probable que el equipamiento de la compañía fue un punto de ignición del incendio Camp Fire de 2018”.

Una avioneta de reconocimiento de la empresa identificó el día en que se declaró el fuego, el 8 de noviembre, una anomalía en una línea de transmisión cercana al lugar de origen de las llamas.

Pacific Gas and Electric (PG&E) también indicó a la SEC que las demandas presentadas en su contra por afectados del incendio -pese a que oficialmente todavía no se ha identificado la causa del fuego- ascienden a 10.500 millones de dólares y puso en duda su viabilidad de cara al futuro.

La firma ya pagó el año pasado 2.500 millones de dólares por otros incendios forestales de 2017 de los que también fue responsable y por los que aún tiene que abonar otros 1.000 millones en compensaciones.

PG&E se declaró en bancarrota el pasado 29 de enero, cuando se acogió al capítulo 11 de la ley de bancarrotas de Estados Unidos.

El presidente de la compañía, Richard C. Kelly, indicó en esa ocasión que la declaración de bancarrota era “la única opción viable” de la empresa “para hacer frente a las responsabilidades” derivadas de las multimillonarias demandas que afrontaba debido su presunta responsabilidad en los incendios que han asolado California.

La compañía dijo entonces que esperaba poder seguir prestando sus servicios durante ese proceso y aseguró que con la declaración de bancarrota buscaba un acuerdo de financiación de 5.500 millones con sus acreedores que le permitiese sobrevivir a las demandas.

La empresa había asegurado anteriormente que solo disponía de unos 1.000 millones de dólares.

PG&E proporciona servicio de gas y electricidad a unos 16 millones de residentes del estado.