Gobernador Newsom anuncia moratoria a la pena de muerte en California

Tu raza o tu cuenta bancaria no deben determinar tu sentencia
Gobernador Newsom anuncia moratoria a la pena de muerte en California
El decreto también incluirá el cierre de la sala de ejecuciones de la Prisión Estatal de San Quintín.
Foto: Justin Sullivan / Getty Images

Acompañado de legisladores en el capitolio de Sacramento el gobernador de California Gavin Newsom firmó una orden ejecutiva para prevenir las ejecuciones en el estado el miércoles por la mañana.

Esto dará el indulto a 737 personas que se encuentran en la lista de pena de muerte.

“La pena de muerte ha sido un fracaso abyecto. Discrimina según el color de tu piel o cuanto dinero ganas. Es ineficaz, irreversible e inmoral”, dijo el gobernador Newsom en conferencia de prensa. “Va en contra de los valores que defendemos, por lo que California está deteniendo este sistema fallido”.

El gobernador dijo que él se ha interesado en el tema desde hace más de 40 años cuando, por medio de su abuelo, conoció a una persona que fue condenada erróneamente. El acusado había sido sentenciado a la pena de muerte pero años después, con los avances de la investigación, se descubrió que era inocente.

Con esta anécdota Newsom dijo que desafortunadamente en el pasado personas inocentes han sido condenadas erróneamente y, a veces, condenadas a muerte. El gobernador cuestionó si “¿Tenemos el derecho de matar?” y que la frase del “ojo por ojo” no debiera aplicarse porque no todos los californianos apoyan la pena de muerte.

“Estamos enviando un mensaje de que somos mucho mejores que esto”, dijo Newsom. La orden ejecutiva retirará el nuevo protocolo de inyección letal de California y cerrará inmediatamente la cámara de ejecución en la prisión estatal de San Quintín.

Las sentencias que pudieran ser conmutadas a prisión de por vida—y llevarían un largo proceso— son aquellas que cuentan con un cargo criminal. Prisioneros con dos o más cargos criminales no podrán ser elegibles a menos que haya una aprobación de la corte suprema de California.

California no ha ejecutado a nadie desde 2006, cuando Arnold Schwarzenegger era gobernador. Desde entonces, los acusados al corredor de la muerte han aumentado hasta albergar a uno de cada cuatro reclusos condenados en Estados Unidos.

 

Partidarios y oponentes opinan

La senadora Kamala Harris aplaudió la decisión de Newsom asegurando que ella siempre se ha opuesto a la pena de muerte.

“El símbolo de nuestro sistema de justicia es una mujer con los ojos vendados. Se supone que trata a todos por igual, pero la aplicación de la pena de muerte, un castigo final e irreversible, se ha demostrado que se aplica de manera desigual. Los acusados afroamericanos y latinos son mucho más propensos a ser ejecutados que sus homólogos blancos”, dijo Harris en un comunicado.

“Los acusados pobres sin un equipo de abogados tienen muchas más probabilidades de entrar en el corredor de la muerte que aquellos con una fuerte representación. Tu raza o tu cuenta bancaria no deben determinar tu sentencia”, dijo la senadora.

Al remover la pena de muerte y reemplazarla por una cadena perpetua la oficina del Analista Legislativo de California estima que California ahorraría 150 millones de dólares al año.

“Es dinero que podría destinarse a escuelas, atención médica o programas de justicia restaurativa”, dijo Harris.

La activista política Jasmyne Cannick, del condado de Los Ángeles, dijo que ella esta a favor de la justicia para quienes han sido perjudicados y quienes han cometido un delito.

“Sin embargo, como mujer afroamericana, como ser humano, no apoyo la pena de muerte. Estoy bien con prisión de por vida sin la posibilidad de libertad condicional para los condenados por el crimen de asesinato más atroz”.

Cannick hizo eco a la realidad de que los reclusos del corredor de la muerte tienen más probabilidades de morir de vejez en prisión o alguna enfermedad a ser ejecutados.

“Adicionalmente, cada año se exoneran más y más presos condenados a muerte y a los condenados a cadena perpetua a través de pruebas avanzadas de DNA”, dijo la activista. “No hay manera de saber cuántas de las más de 1,400 personas ejecutadas desde 1976 en este país pudieron haber sido inocentes. Pero para mí es simplemente inmoral”.

El arzobispo de Los Ángeles, José H. Gómez felicitó al gobernador Newsom por su decisión enfatizando que toda vida humana es preciosa y sagrada a los ojos de Dios y cada persona tiene una dignidad que proviene de Dios.

“Esto es verdad para los inocentes y es verdad para los culpables. Es cierto incluso para aquellos que cometen graves males y son condenados por los crímenes más crueles y violentos”, dijo el arzobispo Gómez. “Con los avances en la ley y la justicia penal, no necesitamos ejecutar criminales para mantener a nuestra sociedad segura o evitar que los delincuentes violentos cometan más violencia”.

Adicionalmente, el arzobispo dijo que es importante recordar a las víctimas de delitos violentos y a sus seres queridos.

“Los confiamos al Padre de las misericordias y nos comprometemos a ayudarlos a encontrar sanidad y paz”, dijo Gómez. “También debemos agradecer el sacrificio y el compromiso de la policía y los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley que ponen sus vidas en peligro todos los días para mantener a nuestras comunidades a salvo.

Pero no todos están a favor, ya que la Criminal Justice Legal Foundation, entidad a favor de la pena de muerte, dijo que la orden ejecutiva del gobernador Newsom, es una bofetada para los votantes de California que en el 2106 se opusieron a abolir la pena de muerte.

“La gente ha votado por la pena de muerte once veces desde 1972, incluidas tres veces en los últimos siete años”, dijo Kent Scheidegger, director jurídico de la Fundación,. “La decisión del gobernador de otorgar un indulto general para prevenir las ejecuciones es un abuso de poder y una bofetada a las familias de las víctimas de asesinato”

La fundación enfatizó que actualmente hay 24 asesinos en el corredor de la muerte del estado que han agotado todas las apelaciones y son elegibles para la ejecución. El único obstáculo es una serie de suspensiones de ejecución emitidas por el Tribunal Federal de Distrito en San Francisco desde 2006.

A principios de año, la Fundación presentó una Petición de Mandato de Mandamus en el Noveno Circuito en nombre de cinco víctimas para levantar las estadías e impedir que el tribunal de distrito otorgue más, a menos que y hasta que los oponentes presenten un caso contra el nuevo protocolo que cumpla con el estándar de estadías establecido por la Corte Suprema.

“Con la fuerte posibilidad de que la demora en las ejecuciones de los peores asesinos del estado estaba a punto de terminar, el gobernador decidió frustrar la voluntad del pueblo y el juicio de más de 700 jurados para impedir la aplicación de la ley”, dijo Scheidegger.

 

Latinos con sentencias de pena capital 

Entre los latinos que están en la lista del corredor de la muerte se encuentran Isauro Aguirre, de 38 años, quien en 2018 fue sentenciado a la pena de muerte tras ser encontrado culpable de haber golpeado y torturado al niño Gabriel Fernández—hijo de su novia Pearl Fernández—hasta causarle la muerte en el 2013.

Otro acusado es Jason Alejandro Aguirre, de 41 años, quien era miembro de una pandilla en Orange County y en el 2003 mató a un niño de 13 años que iba en el auto con su familia, tras confundir el auto con el de una pandilla rival. Fue sentenciado en el 2009.

Y entre las mujeres esta Dora Buenrostro, quien en 1994 degolló a sus tres hijos de 9, 8 y 4 años de edad en venganza a su marido. Después fue a la policía a culpar a su marido de la muerte de los menores. En 1998 fue condenada a la pena de muerte.

 

La moratoria firmada por Newsom solo es temporal y en el futuro podría ser revertida por un futuro gobernador.