Cáncer de páncreas: ¿Podemos vivir sin páncreas luego de la cirugía que lo extirpa?

Aunque posible, la vida después del cáncer de páncreas conlleva cuidados importantes y precaución

Cáncer de páncreas: ¿Podemos vivir sin páncreas luego de la cirugía que lo extirpa?
Foto: shutterstock
Guia de Regalos

Posterior a la extracción parcial o total del páncreas para curar el cáncer que afecta esa parte del cuerpo, la vida del paciente debe seguir.

Y sí, puede seguir careciendo de ese órgano. A continuación, ofrecemos información elemental sobre cómo es el proceso.

Después del tratamiento

Los médicos estarán pendientes de ti después de la cirugía. Es importante que hagas todas las visitas de seguimiento porque en ellas los médicos te preguntarán sobre tu estado de salud y diseñarán estrategias en caso de que surjan inconvenientes.

En el transcurso de las citas de seguimientos los doctores te pueden ordenar realizar exámenes y análisis de laboratorio o estudios por imágenes para confirmar que no haya más cáncer en tu sistema.

Efectos secundarios del tratamiento contra el cáncer de páncreas pueden aparecer mucho tiempo después de la cirugía, años inclusive. Estos son conocidos como efectos secundarios de largo plazo.

Nutrición

El cáncer de páncreas incide en la pérdida de peso y también en deficiencias nutricionales.

Un equipo de especialistas puede ayudarte estableciendo complementos e información nutricional particular, lo que contribuirá a la estabilización de tu peso y una alimentación adecuada, balanceada y saludable.

Muchos pacientes de cáncer de páncreas deben consumir pastillas de enzimas pancreáticas que ayudan a la digestión de los alimentos y su posterior absorción.

En caso de problemas muy graves, el médico puede colocar una sonda de alimentación en el estómago, que suele ser temporal.

¿Y si el cáncer regresa?

La posibilidad de que el cáncer retorne está vinculada con la localización específica de él, los tratamientos que haya recibido anteriormente y de estado de salud del paciente.

Las opciones de tratamiento que pueden ser consideradas incluyen radioterapia, quimioterapia, o una combinación de ellas.