Una petición clara: acabar con la cláusulas de no competencia

El 12% de trabajadores que gana menos de $40,000 anual está perjudicado por estos contratos
Una petición clara: acabar con la cláusulas de no competencia
Muchos de los afectados trabajan en el sector de la comida rápida./Archivo
Foto: Emilio Flores / La Opinión

La Comisión Federal de Comercio, FTC, ha recibido una petición que ocupa 71 páginas y que insta a esta agencia a prohibir que en los contratos de trabajo se incluyan cláusulas que prohiban o limiten a los empleados o contratistas independientes trabajar para un competidor o establecer un negocio que compita con el empleador.

Son las llamadas cláusulas non-compete que en el pasado se usaban con empleados muy especializados o que estuvieran en trabajos en los que se concentraran buena parte de los clientes o los secretos de la empresa. Ahora estas cláusulas afectan a aproximadamente a 30 millones de trabajadores, desde ingenieros a peluqueros, gestores de inversión e instructores de yoga, asistentes de salud en el hogar y empleados de restaurantes de comida rápida, según explican las organizaciones, abogados y economistas que firman esta petición.

Se trata de organizaciones como The Open Markets Institute (OMI), que se dedica a promover el mercado justo y competitivo, la federación de sindicatos AFL-CIO, Make the Road NY y The Roosevelt Institute entre otros. Estas organizaciones han encontrado que entre trabajadores sin educación superior que ganan menos de $40,000 al año, aproximadamente el 12% están trabajando con contratos que incluyen cláusulas de no competencia.

Estas organizaciones explican que normalmente estas cláusulas se encuentran en contratos de adhesión, es decir innegociables y en sectores en los que la falta de sindicalización o verdaderas alternativas de trabajo. Es más, según describen los autores de la petición, en muchos mercados de trabajo los empleadores están ya muy concentrados porque se ha reducido la competencia en las empresas. Si ya esta situación de monopsonía, es problemática para el trabajador, el hecho de que además se limite dónde se puede trabajar deja varados a muchos trabajadores en el mismo empleo.

Esta restricción limita la movilidad social, perjudica a los trabajadores y a la sociedad, explican las organizaciones y profesionales. El problema es que la falta de competencia depime los salarios y el crecimiento de estos ademas de disuadir el espíritu empresarial. Además impide que los trabajadores busquen un mejor empleo.