Santa Muerte, los sacrificios que el narcotráfico hace en nombre de la “Niña Blanca”

Uno de los casos más sangrientos fue el del supuesto sacrificio dentro de una cárcel en México
Santa Muerte, los sacrificios que el narcotráfico hace en nombre de la “Niña Blanca”
La "Niña blanca" más grande del mundo, en Tultitlán, EDOMEX.
Foto: EFE

Debido a la llegada del culto de la Santa Muerte a los Estados Unidos desde mediados del año 2017, autoridades se encuentran en alerta ante la penetración de quienes practican esta tenebrosa fe.

Y es que esta veneración que se practica principalmente entre los miembros de distintos cárteles del narcotráfico mexicanos y de Centro América, incluyen en algunos casos rituales en los que se realizan sacrificios humanos.

Uno de los hechos más estremecedores y sangrientos ocurrió el 6 de julio de 2017 dentro de una cárcel en México, donde 28 reos del penal del puerto turístico de Acapulco, en el estado de Guerrero, fueron asesinados durante un ritual en donde ofrecieron a las víctimas como ofrenda para la Santa Muerte, según los indicios que en un primer momento fueron ocultados por las propias autoridades que informaron que lo ocurrido esa madrugada había sido como resultado de una riña entre bandas rivales.

Pero dicha información duró poco, pues a unas horas de lo ocurrido se reveló que en realidad se trataba de un sacrificio humano el cual había sido llevado a cabo por líderes del “Cártel Independiente de Acapulco” (CIDA).

Mediante escabrosas imágenes medios de comunicación, dieron a conocer que los primeros cinco reos ejecutados fueron amontonados frente al penal, y que ninguno de los cadáveres tenía la cabeza, pues se las habían decapitado sin piedad, a los cuales se sumaron otras 9 personas más las cuales yacían frente a una imagen de la “Niña Blanca”, como también se le conoce entre sus fieles a la Santa Muerte.

Según testigos, la masacre ocurrió a las 3:33 de la madrugada (hora del pacífico en México), pues esa hora es identificada entre los creyentes como la “hora del Diablo”, el momento de mayor intensidad del mal, ya que contrasta con la hora en que habría muerto Jesús en la cruz.

Además, se tienen indicios de que los cuerpos fueron hallados con monedas y entre ellos había una manzana. Algo que según adoradores de este culto es para obtener mayores ganancias económicas (en el caso de las monedas), mientras que la manzana supuestamente sirve para que no les falte nada a los quienes ofrecieron el macabro sacrificio.

Hechos como los de esa masacre se cuentan con más frecuencia en los medios de comunicación por lo que para las autoridades el culto a la Santa Muerte es más que solo una inofensiva creencia.