La NASA paga miles de dólares a mujeres de habla alemana para que permanezcan en cama durante 60 días seguidos

Si deseas formar parte del estudio y hablas bien alemán, puedes visitar el sitio web del German Aerospace Center para obtener más información

Si eres mujer y hablas alemán, entonces estás de enhorabuena: puedes calificar para un nuevo estudio que les está pagando a las participantes miles de dólares para que se acuesten en la cama durante dos meses seguidos.

El estudio fue encargado por la NASA y la Agencia Espacial Europea como un medio para investigar cómo contrarrestar los efectos negativos de la microgravedad en los cuerpos de los astronautas.

Dado que la ingravidez de la microgravedad reduce el estrés físico en el cuerpo humano, se ha demostrado que los astronautas experimentan una degeneración en la masa ósea y muscular después de su tiempo en el espacio.

Los científicos esperan simular estas condiciones cósmicas del espacio a través del reposo en cama constante. Actualmente se requiere que los astronautas luchen contra los efectos negativos de la ingravidez al pasar la mayor parte de sus días en la estación espacial haciendo ejercicio, pero si el estudio resulta exitoso, los investigadores podrían desarrollar un método menos agotador para combatir la degeneración física.

El estudio se llevará a cabo en el Centro Aeroespacial Alemán en Colonia entre septiembre y diciembre de 2019. A las mujeres no fumadoras de entre 24 y 55 años se les ofrecerá $19,000 dólares por participar en el estudio yl acostarse en la cama durante 60 dias.

Un equipo de nutricionistas preparará las comidas para garantizar que la salud de los participantes no se vea comprometida. Todas las actividades, incluyendo ducharse, comer e ir al baño, deben realizarse desde la comodidad de una cama inclinada ligeramente hacia abajo.

Según informa The Good Network, Una mujer llamada Janja participó en un estudio similar que se llevó a cabo en el centro de investigación en 2017, y explicó que se lo pasó muy bien en el transcurso de la experiencia, a pesar de estar mayormente inmóvil.

“Lo que más me sorprendió: después de unos días mi cuerpo se acostumbró al reposo en cama, fue mucho más fácil de lo que había imaginado. No me aburrí por los muchos experimentos emocionantes que tenía que hacer. Más bien al contrario, el tiempo pasó volando”.

También agregó que la experiencia y participación en el estudio fueron muy positivas para ella. No hay muchas personas que puedan decir que formaron parte de un estudio de la NASA. Además, según contó Jania al mencionado medio, la anécdota la sirvió positivamente en posteriores entrevistas de trabajo.

Si deseas formar parte del estudio y hablas bien alemán, puedes visitar el sitio web del German Aerospace Center para obtener más información.