No más popotes, a menos que los soliciten, ordena la ciudad de Los Ángeles

Las nuevas regulaciones en la ciudad también incluyen a los restaurantes de comida rápida
No más popotes, a menos que los soliciten, ordena la ciudad de Los Ángeles
Concejal Mitch O’Farrell (c) con simpatizantes de la medida que ayudará al medio ambiente. (Suministrada)
Foto: Concejal Mitch O’Farrell

Este 22 de abril, en acorde con la celebración del Día de la Tierra, entró en vigor una nueva ley que limita el uso de popotes de plástico en la ciudad de Los Ángeles.

La ley ‘Plastic Straws on Request’ (Popotes de Plástico a Petición) convierte a la ciudad angelina en el municipio más grande para superar los requisitos estatales para enfrentar la contaminación de los popotes de plástico.

California ya tiene leyes que limitan los popotes en los restaurantes, pero la ley de “Popotes de Plástico a Petición” de Los Ángeles va más allá porque también impone restricciones a las cadenas de comida rápida. No obstante, la ordenanza no ha prohibido por completo los popotes como ya lo hicieron las ciudades de San Francisco y Malibu.

El condado de Los Ángeles aprobó una ordenanza similar en diciembre que restringe los popotes de plástico. Bajo las reglas del condado, los restaurantes deben preguntar a los clientes si quieren un popote antes de darlo. En la ciudad, sería responsabilidad del cliente realizar la solicitud.

“La nueva ley de la ciudad retoma donde se detiene la ley estatal”, dijo el concejal de Los Ángeles Mitch O’Farrell en conferencia de prensa el lunes por la mañana

“Como ciudad y estado costeros, le debemos a nuestro medio ambiente y debemos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para asegurarnos de reducir los desechos de plástico de un solo uso”, añadió.

La ley que fue aprobada en marzo por el ayuntamiento prohíbe que los restaurantes de Los Ángeles ofrezcan o proporcionen popotes de plástico desechables a los clientes que están cenando o que llevan comida a menos que los clientes lo soliciten.

Las empresas de transporte y entrega pueden ofrecer popotes de plástico a los clientes, pero aún así se les prohíbe entregarlas sin que las hayan solicitado.

En los restaurantes de autoservicio, se le notificará al cliente para que solicite un popote si es necesario. La ordenanza entró en vigencia el 22 de abril para las empresas con más de 26 empleados y para todos los demás restaurantes a partir del primero de octubre de 2019.

Un informe reciente indica que los estadounidenses tiran 500 millones de popotes de plástico a diario. En todo el mundo, los popotes de plástico se encuentran entre los 10 principales artículos de desechos marinos según la campaña “Libre de popotes”.

“Los popotes de plástico son uno de los mayores artículos que nuestros voluntarios encuentran en las limpiezas de playas en el Condado de Los Ángeles”, dijo Shelley Luce, Presidenta y CEO de Heal the Bay. “Estamos encantados de apoyar el lanzamiento de una solución integral que no solo reduce la contaminación de plástico de un solo uso al terminar en nuestro entorno, sino que también garantiza que cualquier persona que necesite un popote pueda tener acceso a uno”.

La siguiente fase de la iniciativa ya está en marcha, con el Departamento de Discapacidades de la Ciudad mediante reuniones comunitarias.