Graban en vídeo la espectacular balacera mortal de la policía y un sospechoso en California

Cuando la policía llamó a la puerta, no hubo respuesta, pero olieron lo que parecía ser humo, así que pidieron ayuda adicional a los bomberos.
Graban en vídeo la espectacular balacera mortal de la policía y un sospechoso en California
Foto: SDPD

Dos agentes de policía balearon a un hombre el 23 de junio de 2018 en un apartamento de San Diego, California. Joseph Darwish, de 28 años, falleció tras responder a tiros a la llegada de los oficiales a su vivienda. Este lunes se ha difundido la grabación de lo ocurrido

Tres oficiales respondieron a un aviso a las 10:15 de la noche por una disputa violenta en un edificio de apartamentos en Rolando, un vecindario residencial.

Cuando llamaron a la puerta, no hubo respuesta, pero olieron lo que parecía ser humo, así que pidieron ayuda adicional a los bomberos.

Tras 20 minutos de llamadas sin éxito, forzaron la puerta de la vivienda, y fueron recibidos a balazos, según explicó entonces el jefe policial, David Nisleit. Al menos dos de los agentes fueron capaces de devolver los disparos, según añadió.

Dos oficiales resultaron heridos, uno de ellos de gravedad; fueron evacuados de la zona junto a un bombero mientras equipos SWAT de fuerzas especiales rodeaban el edificio de tres plantas.

Las víctimas son Francisco Román, el herido más grave, y Dan Bihum.

Un robot con cámaras entró al apartamento y pudo ver al sospechoso, herido en la cabeza y vistiendo lo que parecía un chaleco antibalas. A continuación, un perro policía entró en la vivienda y mordió al hombre, sin obtener respuesta.

La policía entró después y confirmó que estaba muerto: se había suicidado.

Además de vestir un chaleco antibalas, estaba armado con dos pistolas (un arma de asalto y una pistola semiautomática de 9 milímetros), pese a que, por sus antecedentes, no le estaba permitido comprar armas.

Las autoridades habían investigado previamente si estaba intentando fabricar sus propias armas, pero no intervino a tiempo para evitar el tiroteo, según informó la cadena ABC.

Varios apartamentos vecinos fueron alcanzados también por las balas, y sus ocupantes tardaron horas si no días en poder regresar a sus viviendas, aunque nadie resultó herido.

El sospechoso ya había sido denunciado anteriormente por disputas violentas y problemas con los vecinos, y fue condenado por asaltar a una mujer que vivía en su edificio. Según una vecina, sufría problemas de salud mental.

“Este horroroso incidente nos muestra lo fácilmente que una llamada rutinaria de servicio se puede convertir en mortal para los oficiales policiales, que se encuentran de pronto en la línea de fuego, tratando de proteger a sus compañeros heridos y de evitar que el tirador ponga en peligro a ciudadanos”, ha explicado este lunes el fiscal de distrito Summer Stephan.