Cómo liderar personas de otra cultura siendo hispano

Cómo liderar personas de otra cultura siendo hispano
Foto de archivo.
Foto: C00 License

Muchos de mis clientes, de origen hispano, se han enfrentado al desafío de liderar personas de diferentes culturas, bien sea porque la organización en la que trabajan los ha trasladado; porque su familia de origen es de una descendencia diferente a la del país donde viven; porque viven en una sociedad multicultural o trabajan en una multinacional, o porque decidieron emigrar y empezar una nueva vida en otro país.

Hace poco una de mis clientes latinas, fue trasladada a California para liderar un equipo en una firma de tecnología. Ella me dijo que lo más fácil de superar fue la barrera del idioma y lo más desafiante fue comprender qué comportamientos eran aceptados y rechazados por su equipo. Ella estaba hablando de los fundamentos de la cultura, eso que no se ve, las creencias y los valores.

Para liderar con éxito tuvo que superar el shock cultural, abrir su mente y hacer un esfuerzo por comprender la forma en que sus colaboradores veían el mundo y lo que era importante para ellos.

Convertirse en un líder exitoso siendo hispano es totalmente posible. He entrevistado en mi podcast a varios líderes de origen cubano, español y brasilero, que ocupan altas posiciones de liderazgo en EE. UU. y han obtenido excelentes resultados con sus equipos.

Veamos algunas tendencias que marcan diferencias entre una cultura y otra y que los líderes hispanos pueden tener en cuenta al liderar personas de otras culturas:

Conoce a tu equipo y no generalices

Así como las culturas de los países latinos son diferentes entre sí (lo mismo sucede con culturas asiáticas, anglosajonas, africanas, europeas y del medio oriente), no todas las personas de una misma cultura son iguales.

Esto quiere decir que no existe una fórmula mágica sobre cómo liderar a las personas de cada cultura.

Por eso, el líder necesita conocer a cada uno de sus colaboradores de manera individual, para saber cuáles son sus intereses, aspiraciones, valores y desafíos y de esta forma comprender que los motiva y cómo apoyarlos.

Un líder no coloca etiquetas de acuerdo con estereotipos culturales, sino que se permite conocer a cada miembro de su equipo y compartir tiempo con sus colaboradores.

Agrega valor desde tu identidad cultural

Uno de los problemas que he visto en profesionales de origen latino, liderando equipos en países desarrollados, es que por el hecho de venir de un país con un nivel de desarrollo económico y tecnológico menor, creen que son inferiores. Esta es una mentira que deben eliminar de su mente.

Por el contrario, deben recordar que el trabajar con personas de diversas culturas desarrolla habilidades mentales, comunicativas, relacionales y de liderazgo, que los llevan a ser capaces de ver los problemas desde diferentes ópticas y encontrar soluciones innovadoras.

Abre tu mente y desafía tus paradigmas

Para superar el shock cultural debes dejar de ver el mundo como “ellos y yo”. Esto genera separación, respuestas en tu organismo relacionadas con el miedo y el estrés, y te impide relajarte y encontrar puntos en común.

Uno de los mayores obstáculos que he observado en ejecutivos liderando personas de diversas culturas, es creer que la forma en que su equipo trabaja es incorrecta. Esto sucede porque la comparan con la forma de trabajar de su cultura e intentan imponer sus propias prácticas.

Los he escuchado criticar a su equipo porque son lentos o acelerados, porque son inflexibles o desorganizados, muy sumisos o agresivos.

Es mucho más útil encontrar lo positivo de cada cultura, aprender de lo nuevo y compartir con tu equipo lo positivo de tu cultura, para que juntos enriquezcan el trabajo y las relaciones.

Reconoce tu estilo de comunicación y el de tu equipo

Geert Hofstede realizó un estudio con ejecutivos de IBM alrededor del mundo. Según su investigación los hispanos tienden a aceptar y respetar las distancias entre los niveles jerárquicos.

Por ejemplo, en algunos países de Latinoamérica las personas no comunican de forma directa lo que piensan; dicen sí cuando quieren decir no, y aceptan más carga laboral de la que pueden manjar.

Su estilo de comunicación es muy pasivo en comparación con las personas de una cultura con un estilo de comunicación más directo. Por ejemplo, las culturas anglosajonas, esperan que su líder se comunique con honestidad y de forma concreta y directa, sin tomarse a personal los desacuerdos de opinión.

Sin embargo, al liderar personas de algunas culturas asiáticas, en las que existe un gran respeto a la autoridad y rechazo a la confrontación, puede ser apropiado utilizar un estilo de comunicación más indirecto.

Aprende del lenguaje no verbal

Así como hay personas más afectuosas y otras que ponen más límites a su espacio personal, pasa lo mismo con las culturas.

En algunas culturas hispanas las personas suelen ser cariñosas y establecer lazos cercanos con sus colaboradores. He trabajado con empresas donde los miembros de la organización se declaran a sí mismos como una familia.

No existe una regla general dentro de los países de origen hispano, en algunos presentarse extendiendo la mano es lo apropiado en el ambiente laboral, en otras es común saludar dando un beso, así no conozcas a la otra persona.

Lo mismo sucede con los gestos. Cuando viví en Argentina recuerdo que los gestos con la cara y las manos eran una parte súper importante de la comunicación, sino comprendía su significado, no entendía parte importante del mensaje.

Cuidado del tiempo

Si bien algunas culturas hispanas suelen valorar el conversar de temas personales durante el trabajo, en otras culturas, esto es visto como una pérdida de tiempo, especialmente en aquellas donde el tiempo es considerado oro.

Lo mismo ocurre con el manejo del tiempo en las reuniones, hay culturas donde se valora más el análisis y la reflexión y en otras la practicidad y las soluciones.

El líder también debe comprender si es bien visto permanecer en la oficina más horas que las estipuladas en el horario de trabajo. Esto varía según la industria, el país y las leyes sindicales. En algunas culturas, esto es visto como compromiso, en otras es visto como ineficiencia y mala gestión del tiempo.

Colaboración vs Individualismo

Según los estudios de Hofstede, en los que se estudiaron 50 países, hay culturas más inclinadas al individualismo y otras a la colaboración. Un país como Estados Unidos tiene las puntuaciones más altas en individualismo, mientras que varios países hispanos tienden más a la colaboración.

Por ejemplo, si un líder hispano lidera un grupo de estadounidenses, posiblemente debe tener en cuenta que posiblemente su equipo espera tener autonomía para decidir cómo hacer su trabajo y se orienta más hacia las tareas que hacia las relaciones.

Si generalizamos, una persona del sur de Asia puede esperar un jefe que le dé instrucciones, un latino un jefe que lo apoye y un anglosajón un jefe que sea democrático.

Identifica el nivel de formalidad

Un líder debe reconocer cuál es el nivel de formalidad de la cultura y la industria en la que se encuentra. En algunas industrias y culturas las personas van a trabajar con una vestimenta casual y se dirigen a otras utilizando su primer nombre. En otras se utiliza el apellido o términos como señora, señor, jefe.

Por ejemplo, algunas culturas europeas suelen ser mucho más formales en la forma de vestir que culturas anglosajonas. Así como en el sector financiero las personas son más formales en su vestuario que en la industria de los startups.

 

* Melanie Amaya es cofundadora y CEO de Amayaco. Coach ejecutiva y consultora en liderazgo.

Melanie Amaya: CEO y cofundadora de Amayaco, empresa de consultoría en Liderazgo. Coach profesional certificada internacionalmente por Coaching Hall International y por The International Coach Federation. Es anfitriona de uno de los más rankeados programas de podcast sobre liderazgo e innovación, en varios países hispanohablantes. Ha apoyado como coach a miles de líderes y profesionales alrededor de todo el mundo y de todos los continentes, por más de una década. Ha diseñado y desarrollado en Colombia, Australia, Brasil y Argentina más de 500 programas, procesos, talleres y seminarios de liderazgo, coaching, trabajo en equipo, comunicación, inteligencia emocional, train the trainer y otros temas relacionados a competencias de liderazgo. Es administradora de empresas de la Pontificia Universidad Javeriana en Colombia. Cuenta con una maestría en Psicología Empresarial y Organizacional de la Universidad de Belgrano en Argentina; un Diploma en Gerencia de Recursos Humanos de Danford College en Australia; una formación en Psicología Transpersonal e Integral en la Asociación Colombiana de Psicología Transpersonal Sasana, y formaciones adicionales en Liderazgo, Coaching de Equipos, Meditación, Coaching Sistémico y Psicoterapia, entre otras.

Página web: https://amayaco.com/

Correo: melanie@amayaco.com

LinkedIn: https://www.linkedin.com/in/melanieamaya/

Twitter: https://twitter.com/co_amaya

Facebook: https://www.facebook.com/co.amaya/