El nuevo “zar de la frontera” de Trump aumentaría las deportaciones, como ya hizo al frente de ICE

Sus críticos creen que Tom Homan, orgulloso defensor de Trump, "solo agravará las cosas". El exdirector de ICE se ha expresado a favor de localizar a los indocumentados, "arrestarlos, detenerlos y deportarlos"
El nuevo “zar de la frontera” de Trump aumentaría las deportaciones, como ya hizo al frente de ICE
Tom Homan ha tenido múltiples puestos en ICE desde 2003.
Foto: Drew Angerer / Getty Images

WASHINGTON.— El exdirector interino de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), Tom Homan, fue el rostro más visible del aparato represivo contra los inmigrantes indocumentados y ahora reencarnará como “czar de la frontera”, lo que augura, según afirmaron hoy sus críticos, un aumento en las deportaciones.

El sorpresivo nombramiento de Homan se produjo mientras, de cara a sus esfuerzos de reelección en 2020, el presidente Donald Trump ensaya nuevas estrategias para reforzar la seguridad fronteriza, incluso amenazando con aranceles a México.

A juzgar por su retórica y el aumento de arrestos y deportaciones durante su gestión al frente ICE, es más que probable que Homan aconseje más medidas de vigilancia en la frontera sur, según observadores.

El propio Trump anunció el nombramiento de Homan durante una entrevista telefónica con la cadena conservadora, Fox News, sin ofrecer más detalles sobre sus nuevas funciones.

“Probablemente trabajará desde la Casa Blanca pero pasará mucho tiempo en la frontera… va a estar muy implicado en (asuntos de) la frontera, eso es lo que verdaderamente quiere hacer”, matizó Trump, quien decidió adelantar el anuncio antes previsto para la semana próxima.

Homan no ha contestado a varias solicitudes de Noticias Telemundo para explicar su nuevo papel en la Administración Trump.

La Casa Blanca tampoco ha ofrecido detalles sobre sus responsabilidades, cuándo comenzará en su nuevo puesto, o cómo se coordinará con el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), que ya cumple múltiples tareas para la seguridad fronteriza.

Mientras tanto, la Oficina de Aduanas y Control de Fronteras (CBP), refirió toda pregunta sobre Homan a la Casa Blanca.

 

¿Para qué un “zar de la frontera”?

No es la primera vez que el gobierno de EEUU añade otra capa a su expansiva burocracia, como lo hizo en 1982 al nombrar formalmente al primer “zar antidrogas” para dirigir las políticas de la lucha contra el narcotráfico.

En declaraciones a Noticias Telemundo, el legislador demócrata por Arizona, Raúl Grijalva, dijo que Homan “es un extremista que voluntariamente ejecutará la agenda antiinmigrante y de deportación masiva de Trump”.

“Lejos de aportar alguna semblanza de normalidad o de orden al DHS, su nombramiento sólo agravará las cosas, creará más confusión y producirá peores decisiones” en la adopción de políticas públicas, advirtió Grijalva.

Por su parte, Alex Nowrasteh, un analista de asuntos migratorios del Instituto Cato, consideró que un “zar de la frontera no arreglará ningún problema”.

“El gobierno crea la figura de un zar cuando su burocracia es demasiado grande e ineficiente, y ese es un problema que ningún zar puede arreglar”, afirmó el experto.

 

Orgulloso defensor de Trump

Homan ostenta una carrera de “policía migratorio” de 34 años y al servicio de seis presidentes. En 2015, figuró entre tres funcionarios del DHS que recibieron del entonces presidente Barack Obama el “Premio de Rango Presidencial como Ejecutivo Distinguido”, el principal galardón del gobierno por servicio cívico.

Homan ha sido un férreo aliado de Trump y su política migratoria y, recientemente, en una columna de opinión, dijo que éste “merece las gracias” por el acuerdo migratorio suscrito el viernes pasado con México.

El exfuncionario se refería al acuerdo que obliga a México a frenar los cruces ilegales por su porosa frontera suro de lo contrario Trump cumplirá su amenaza de imponer aranceles a todos los productos mexicanos.

En ese artículo también defendió cada una de las medidas anti-inmigrantes adoptadas por la Administración, y atacó a la oposición demócrata por querer ponerles freno.

“Creo que el presidente Trump ha estado en lo correcto sobre el asunto migratorio desde el principio. Está haciendo su trabajo como presidente para proteger a nuestra nación y nuestros ciudadanos… algo que debería tener apoyo bipartidista pero solo atrae críticas de la mayoría de los demócratas”, se quejó Homan, quien los ha acusado también de promover “fronteras abiertas”.

 

El legado de Homan en ICE

Durante su gestión al frente de ICE, Homan lideró una cruenta batalla contra las “ciudades santuario” – a las que denominó como “una amenaza” para la seguridad nacional-, e intensificó la campaña de presión a favor de la construcción del muro que Trump prometió en su contienda en 2016.

La Administración Trump, asesorada Homan y otros líderes de “línea dura”, eliminó mediante una orden ejecutiva las prioridades establecidas por el gobierno de Barack Obama para la deportación de personas con antecedentes criminales o que fueran un peligro para la seguridad pública y nacional, y en aquellos que acababan de cruzar ilegalmente la frontera sur.

Así, bajo la gestión de Homan, las deportaciones efectuadas por ICE en el año fiscal totalizaron 226,119, y al año fiscal siguiente, subieron a 256,085.

Homan, de 57 años, afirmó en varias ocasiones que no pediría disculpas por hacer cumplir, sin excepciones, las órdenes finales de deportación emitidas por los jueces.

El pasado 29 de marzo, durante un extenso discurso en una conferencia en San Antonio (Texas), Homan dijo que, para atajar la crisis en la frontera, el gobierno debe perseguir a los inmigrantes indocumentados que faltan a sus citas en los tribunales de Inmigración, tal como lo hizo la Administración Obama.

En respuesta a los adultos y familias que siguen cruzando ilegalmente la frontera, ICE necesita “localizar a esa gente, arrestarla, detenerla, y deportarla”, dijo Homan, ante un auditorio compuesto de policías, agentes federales, contratistas militares e inversionistas en negocios de seguridad nacional.

El exfuncionario también expresó frustración con el Congreso, que hasta ahora no ha aprobado la solicitud de $4,500 millones que hizo la Administración Trump para la vigilancia fronteriza, incluyendo la expansión de los centros de detención de ICE.

En otra ocasión, en octubre de 2017, durante un foro sobre Inmigración, organizado por la conservadora Fundación Heritage, Homan explicó que EEUU tiene que hacer cumplir las leyes de inmigración, sin importar cuánto tiempo lleva un inmigrante indocumentado en el país, o si tiene hijos.

“Pero si seguimos mandando el mensaje de que ´está bien violar las leyes de este país” y no hay por qué preocuparse, entonces jamás vamos a resolver la crisis en la frontera”, señaló entonces Homan.

Sería la segunda vez que Homan, de origen neoyorquino como Trump, regresa de una jubilación forzada: sostuvo múltiples puestos en ICE desde que aterrizó en esa agencia recién creada en 2003.

Trump lo nombró como director interino de ICE en reemplazo de Sarah Saldaña, que dimitió en enero de 2017, al inicio de la nueva Administración.

Trump posteriormente lo nombró como director permanente en noviembre de ese año, pero Homan abandonó el cargo y anunció su retiro en junio de 2018, cuando estuvo claro que afrontaría un duro proceso de confirmación en el Senado y sin garantías de un sello de aprobación en el puesto.

Desde entonces, Homan encontró cabida en un lucrativo y prominente puesto como contribuidor de la cadena conservadora Fox News.

 

  • Por María Peña