Preocupa la reducción de estándares de vacunación

Preocupa la reducción de estándares de vacunación
Foto: AP

Como organización dedicada a la salud y el bienestar de los latinos mayores, estamos observando de cerca una decisión pendiente de los expertos en inmunización en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades que se centra en las vacunas antineumocócicas para las personas mayores de 65 años.

El Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP), que regula qué vacunas se recomiendan para todos los estadounidenses, está considerando cambiar las recomendaciones para la vacuna contra el neumococo y la decisión probablemente se tomará en junio.

La decisión será mantener o descartar la recomendación de que los adultos mayores deben recibir dos vacunas que prevengan varias cepas de la enfermedad. Si se hace un cambio, una de las vacunas podría ser eliminada. El Consejo Nacional Hispano sobre el Envejecimiento (NHCOA) está preocupado porque la eliminación de la recomendación hará que los adultos mayores no estén totalmente protegidos contra el virus neumocócico, lo que tendrá graves consecuencias para nuestros constituyentes.

Nuestra organización no está sola en nuestra preocupación. Junto con más de una docena de organizaciones, nosotros hemos alzado nuestras voces repetidamente para informar al ACIP que creemos firmemente que las recomendaciones actuales de vacunación contra la vacuna neumocócica deben ser preservadas. Estos grupos representan organizaciones de envejecimiento y grupos étnicos de todo el país. Todos vemos la sabiduría de hacer todo lo posible para prevenir la propagación de esta enfermedad.

El virus neumocócico es un gran riesgo para todos los estadounidenses mayores: la enfermedad mata aproximadamente a 18,000 adultos mayores de 65 años cada año. Pero el riesgo es aún mayor para la comunidad hispana que tiene tasas más bajas de inmunización contra esta enfermedad.

Es por eso que NHCOA está hablando. Por miles de razones, algunos grupos minoritarios, incluidos los hispanos, no se vacunan. Es una cuestión social y cultural en algunas situaciones, una desconfianza de los médicos y de la comunidad médica en general. En otros casos, la falta de vacunación indica hacía las disparidades médicas más amplias que enfrentan los grupos minoritarios.

Según la Oficina de Salud de las Minorías en el HHS, solo el 41 por ciento de los hispanos mayores están vacunados contra la neumonía, en comparación con el 68 por ciento de los blancos no hispanos de la misma edad.

De cualquier manera, no hay duda de que una mayor reducción en la disponibilidad de la vacuna podría llevar a un aumento en el número de casos de neumonía en nuestras comunidades.

Apreciamos el cuidado y el tiempo que los miembros del equipo de ACIP han puesto en esta discusión. Es un trabajo importante, y hay muchos factores que deben considerarse cuando se realizan cambios o actualizaciones en el programa de vacunación.

Al menos un orador en una reunión previa reconoció que podría haber consecuencias no deseadas por descartar la recomendación actual de que los adultos mayores de 65 años deben recibir dos dosis de la vacuna neumocócica.

Estamos de acuerdo: el riesgo de que más personas se enfermen a causa de esta enfermedad prevenible es razón suficiente para dejar vigente la recomendación de vacunación actual.