El Alzheimer y otros tipos de demencia impactan desproporcionalmente a la comunidad latina

Reporte anual analiza los diferentes aspectos de la enfermedad y su detección temprana

Programa de AARP intenta aliviar el trabajo de familiares que cuidan a personas de la tercera edad. (Archivo)
Programa de AARP intenta aliviar el trabajo de familiares que cuidan a personas de la tercera edad. (Archivo)
Foto: Archivo / Shutterstock

Ricardo Linares, residente de Los Ángeles, de 63 años de edad, y cuya madre murió de Alzheimer, cinco años atrás, confesó que nunca quiso hablar de las probabilidades de haber heredado la enfermedad o de sus síntomas con su médico.

“No quiero saber si yo heredé el Alzheimer. Total, si no tiene cura”, opinó en entrevista con La Opinión. Muchos ancianos temen haber heredado la enfermedad o creen que la falta de memoria es típica de la edad y evitan hablar del tema.

Sin embargo, profesionales y expertos coinciden en la importancia de la detección temprana y aseguran que el aspecto genético, si bien aumenta las probabilidades, no es el único determinante.

“La detección temprana es fundamental”, indicó Susan Howland, Directora del departamento de programas y educación de la Asociación de Alzheimer, del sur de California, en entrevista con La Opinión. Entre las razones, citó el apoyo emocional de familiares y personas cercanas, así como la oportunidad del paciente de planear con tiempo su futuro.

“He escuchado a personas con Alzheimer decir ‘Si hubiese sabido antes, hubiese hecho ese viaje, o hubiese planeado mi vejez de otro modo’. Incluso escuché a un paciente decir que una vez que recibió el diagnóstico se sintió aliviado porque le pudo poner un nombre a los síntomas que estaba experimentando”, compartió.

El Alzheimer tiene mayor incidencia en comunidades de color y de bajos recursos.

Reporte anual

La Asociación de Alzheimer publicó esta semana su reporte anual de cifras y estadísticas sobre el Alzheimer.
El reporte no solo evalúa distintos aspectos de la enfermedad, como incidencia, mortalidad o costos del cuidado de personas con demencia, sino que también considera la concientización e información que tiene la comunidad sobre el Alzheimer y otros tipos de demencia y las evaluaciones y tipo de cuidado que reciben los pacientes, entre otros aspectos.

“Cuando una persona tiene Alzheimer o demencia esto afecta no sólo al individuo, sino también a la familia y a toda la comunidad”, indicó la doctora Carolyn Kaloostian, especializada en medicina de familia y gerontología, y afiliada al Hospital Keck de USC y USC Care Medical Group, en entrevista con La Opinión.

Entre los hallazgos del reporte, la organización encontró que sólo la mitad de las personas mayores de 65 años es examinada por problemas de memoria y razonamiento. Si bien este es uno de los requisitos de la visita anual de bienestar de Medicare. El informe encontró que sólo 1 de cada 3 adultos mayores de edad saben que estas visitas deben incluir dicha evaluación.

“Desafortunadamente no todos los médicos realizan evaluaciones cognitivas a sus pacientes mayores de 65 años de edad, ni los pacientes lo requieren. Existe una desconexión entre quién debe ser la primera persona en abordar el tema, si el paciente o el médico”, explicó Howland.

La evaluación se basa en la observación de las habilidades cognitivas del paciente, así como una consulta sobre sus relaciones e interacciones con amigos y familiares, y sus preocupaciones relacionadas a la memoria y el razonamiento.

Y a pesar de no realizar dicha evaluación cognitiva, tanto médicos como ancianos coincidieron en la importancia de la detección temprana. El 82% de los entrevistados para el reporte y el 94% de los médicos dijeron que era importante evaluar a los pacientes mayores de 65 años para determinar obstáculos y desafíos cognitivos.

Entre las barreras que obstaculizan a los pacientes para tratar el tema con su proveedor de salud, Howland citó el miedo y el estigma en torno a la enfermedad, y la falta de concientización e información al respecto. Muchos pacientes asumen que su falta de memoria es algo típico de la edad, cuando en realidad se trata de los primeros síntomas de demencia.

Incidencia del Alzheimer

Varios reportes coinciden en que las comunidades de bajos recursos y de color tienen mayor incidencia de Alzheimer que las comunidades de personas blancas.

“Cuando leí estas estadísticas realmente me sorprendieron. Lo primero que me pregunté es, ¿cómo podemos revertir esto?”, indicó la doctora Kaloostian. La experta explicó que no se sabe con exactitud el motivo, pero que en parte está relacionado con la nutrición y el estilo de vida.

“Hemos encontrado mayor incidencia de la enfermedad entre comunidades con altos niveles de pobreza, menor educación, menores recursos y estatus socio económico más bajo. Se necesitan más estudios para determinar las razones de esto”, señaló.

La doctora explicó que el estilo de vida de la persona, como la nutrición, el ejercicio, o el uso de alcohol o drogas pueden impactar en el desarrollo de la enfermedad.

Concientización, educación y estigma

La doctora Kaloostian subrayó la importancia de la comunicación de los familiares de la persona con demencia y el médico.

“Los familiares de una persona que presenta los primeros signos de demencia deben hablar con el médico y comentarle que quizás su mamá o su papá están perdiendo la memoria, o que notaron cambios en su comportamiento. A la vez es importante que los médicos se tomen el tiempo de hacer ciertas preguntas claves a los pacientes mayores de 65 años de edad, como por ejemplo, ‘¿Cómo está su memoria?, ¿Ha notado cambios, en qué sentido?’”, ejemplificó.

Los familiares deben reportar al médico de la persona con Alzheimer cambios en su memoria y comportamiento.

All Posts

Evaluaciones cognitivas en cifras

  • Solo el 16% de los entrevistados, esto es uno de cada siete, dijo recibir regularmente evaluaciones cognitivas relacionadas a la memoria y al razonamiento, durante sus chequeos rutinarios de salud. Mientras que otro tipo de evaluaciones físicas, como en el caso de las evaluaciones regulares de presión, son realizadas con mucha más frecuencia. El 91% de los encuestados, por ejemplo, dijo recibir evaluaciones regulares de presión, el 83% de colesterol, 80% de inmunizaciones, el 73% de visión y de oído, el 66% de diabetes y 61% de cáncer.
  • El 51% de las personas mayores de edad dijo estar consciente de los cambios en sus habilidades cognitivas, como los cambios en la habilidad para pensar, entender o recordar, pero sólo el 40%, o cuatro de cada 10, compartieron dichas preocupaciones con su médico.
  • Menos de uno de cada siete ancianos, o el 15%, reportó haber mencionado al médico sus preocupaciones cognitivas, por decisión propia.
  • El 93% de los ancianos dijo confiar en su médico cuando este le recomienda evaluaciones de memoria y razonamiento. Y sin embargo, menos de la mitad de los médicos, o el 47%, dijo que era un procedimiento estándar examinar a todos los pacientes mayores de 65 años, por problemas cognitivos. Solo el 26% de los ancianos, esto es uno de cada cuatro reportó tener un médico que les haya preguntado por sus funciones cognitivas, sin que el paciente pregunte primero.
  • La mayoría de los médicos dijo que la decisión de evaluar las habilidades cognitivas de los pacientes estaba motivada, en parte, por los reportes de síntomas o pedidos de los pacientes, familiares o cuidadores.
  • El 68% de los médicos dijo que no evaluaba cognitivamente a sus pacientes mayores de 65 años, porque no tenían quejas ni síntomas. El 58% de los galenos dijo que no hacía este tipo de evaluaciones por falta de tiempo y el 57% argumentó resistencia del paciente, como factor principal.

Alzheimer en EEUU

  • Se estima que, en 2019, alrededor de 5.8 millones de estadounidenses de todas las edades viven con Alzheimer, incluyendo 200,000 personas menores de 65 años. De los 5.8 millones, 670,000 son residentes de California.
  • Para 2025, se estima que habrá alrededor de 7.1 millones de personas mayores de 65 años de edad con demencia, un aumento del 27%.
  • Dos tercios de estadounidenses mayores de 65 años con demencia (3.5 millones) son mujeres. Alzheimer es la sexta causa de muerte en EEUU y la quinta causa de muerte para aquellos mayores de 65 años.
  • Cuidado de personas con demencia

    • Según el reporte de la Asociación de Alzheimer, más de 16 millones de estadounidenses proveen cuidado para personas con demencia sin recibir pago.
    • Alrededor de dos tercios de cuidadores de personas con demencia son mujeres.
    • El 41% de los cuidadores tienen un ingreso familiar de $50,000 o menor.
    • Se estima que EEUU tiene aproximadamente la mitad de gerontólogos certificados de lo que necesita. Sólo el 9% de las enfermeras practicantes tiene experiencia especial en cuidado gerontológico.
    • Para más información, puedes visitar https://www.alz.org