Una oferta mortal en internet termina por revelar una conspiración internacional de extrema derecha

Investigadores federales arrestaron a Alex Zwiefelhofer y Craig Lang por matar a Danny y Deanna Lorenzo en abril de 2018
Una oferta mortal en internet termina por revelar una conspiración internacional de extrema derecha
Foto: Getty Images

Una pareja vio un anuncio en internet con lo que consideraron una oferta irresistible, un hombre en Florida vendía un lote de armas por sólo $3,000 dólares, el aviso de ocasión decía que estaba por salir del país y no podía llevarse sus armas, sólo la primera parte era verdad.

“A la venta: lote de armas. Dejo el país pronto. Estoy buscando vender todas mis armas de fuego porque no me las puedo llevar”, decía el anuncio que capturó la atención de Serafin Lorenzo, un hombre de Florida de 53 años, y su esposa, Deana, de 51.

Menos de 24 horas después, reporta el diario The Washington Post, la pareja dejaba su hogar en Brooksfield, Florida, para ver a un tal Jeremy, el anunciante, en una dirección cerca de la carretera de Corkscrew, en Estero.

Era el 9 de abril de 2018 y casi a las 11:00 p.m., tiempo del Este, Lorenzo envió un mensaje de texto en su teléfono: “Estoy en la iglesia”.

Poniendo en práctica una emboscada que habían estudiado en una película, que las autoridades del FBI (Buró Federal de Investigaciones) no revelaron, dos hombres los asesinaron tan sólo unos minutos después.

La policía local encontró a Lorenzo y a Deana sin vida en el lote del estacionamiento de la iglesia a la mañana siguiente. Junto a los cadáveres acribillados, con más de 18 heridas de bala entre los dos, según la cadena NBC, había un recibo de venta por 15 armas de fuego y un teléfono de prepago.

Las pistas llevaron a los agentes del FBI por una intrincada red mundial de combatientes extranjeros ligados a grupos de extrema derecha.

Dos exsoldados que se habían ausentado de sus bases militares sin pedir permiso llamaron la atención de los agentes. Se trataba de Alex Zwiefelhofer, de 22 años, y Craig Lang, de 29. Habían estado empecinados en unirse al grupo paramilitar de extrema derecha Right Sector en Ucrania, que se dedica a combatir a milicias separatistas que desean unirse a Rusia en el este de su país.

Después de una temporada en Ucrania en 2016, los soldados viajaron a África del este para combatir al grupo terrorista al-Shabab, una organización aliada con al-Qaeda. Pero fueron capturados en Sudán por intentar cruzar sin papeles, y pasaron más de seis semanas en prisión.

Tras ser deportados de vuelta a Estados Unidos, cada uno de manera separada, Zweifelhofer terminó pasando más tiempo detenido, pues encontraron pornografía infantil en su celular, según The Washington Post.

Zwiefelhofer y Lang estaban planeando su próximo viaje para combatir en el extranjero. Su plan inicial involucraba robar un yate en Miami e introducirse en Venezuela, donde ayudarían a las milicias contrarias al gobierno de Nicolás Maduro.

Para ello, necesitarían efectivo. Ahí fue donde entró su anuncio diciendo que vendían todo un lote de armas por $3,000 dólares.

Lorenzo y su esposa se dedicaban a comprar cosas de segunda mano a precios de remate para revenderlas a cambio de una ganancia. A las 2 p.m. del 9 de abril, cuando cerró el trato con Jeremy, quien en realidad era Zweifelhofer, le dijo en un mensaje de texto: “Tengo efectivo a la mano. Lo mío es un trato seguro”.

Según la revisión de la comunicación por teléfono celular, el dúo cambió la ubicación de la reunión con la pareja varias veces, antes de atraerlos al oscuro y apartado estacionamiento, según los investigadores.

Los mensajes de la red social Facebook entre Lang y Zwiefelhofer demostraron que los dos viajaron a Florida y discutieron sus planes de ir a una tienda militar de excedentes en Miami, comprar chalecos antibalas, cometer robos, cablear y robar botes, y luego escapar a Sudamérica o Ucrania.

Ambos teléfonos estuvieron enlazados a una torre celular durante sus viajes desde Miami hasta Alligator Alley y Estero. Los detectives pudieron rastrear su ubicación la noche del asesinato, hasta el estacionamiento de la plaza comercial donde la pareja fue asesinada.

Lang y Zwiefelhofer han sido acusados ​​de varios delitos federales, incluida la conspiración para interferir en el comercio con violencia, conspiración para usar un arma de fuego durante un delito con violencia, y el uso y descarga de un arma de fuego durante y en relación con un delito con violencia, que resultó en asesinato.

Editado por Luis Hernández