Agentes de inmigración podrían tener presencia en hospitales

Documentación del estatus migratorio es un desafío para los médicos

Agentes de inmigración podrían tener presencia en hospitales
Fotografía de archivo de un oficial de la Patrulla Fronteriza.
Foto: FREDERIC J. BROWN / Getty Images

Recientemente se reportó la presencia de un agente de inmigración, específicamente de la Patrulla Fronteriza, caminando por las inmediaciones de la sala de emergencias de un hospital en Miami, Florida. El agente estaría esperando una mujer que fue llevada por una situación médica tras haber sido detenida por una presunta violación de carácter migratorio. 

Defensores de inmigrantes han comentado que bajo la actual administración presidencial ha aumentado el número de agentes de inmigración vistos en hospitales. Aunque es importante mencionar que en muchos casos, son ellos quienes llevan a los inmigrantes debido a que consideran que necesitan atención médica. 

Una vez que el involucrado recibe la atención debida, a su salida del hospital podría ser arrestado por el agente, según sea su caso. Esto deriva en que algunos médicos consideren que la presencia de los uniformados podría alterar la salud de determinados pacientes, aunque estos no hayan tenido contacto previo con el agente.  

Este tipo de sucesos hacen que diversos especialistas se generen preguntas sobre la privacidad de los pacientes al momento de ingresar a un centro médico u hospital. Hay quienes consideran que estos lugares debería adoptar una política “santuario”.

  • ¿Debe incluirse la información del estado de inmigración en el registro de salud del paciente?

Un informe publicado este año por la American Medical Association Journal of Ethics detalla que la documentación del estatus migratorio en los registros de los pacientes genera un desafío para los médicos. 

“Por un lado, registrar este determinante social de la salud puede facilitar la continuidad de la atención y una mejor comunicación entre los médicos. Por otro lado, puede exponer a los pacientes o sus familiares a riesgos inmediatos e imprevistos, como ser estigmatizados y discriminados por médicos no amigables con los inmigrantes o exponerse a la aplicación de la ley de inmigración si el personal se comunica con las autoridades en violación de la confidencialidad del paciente”, se lee en el informe realizado por los médicos Grace Kim, Uriel Sánchez Molina y Altaf Saadi.

Si un paciente siente incomodidad con informar su estatus migratorio, se le sugiere realizar preguntas sobre el propósito de que se le solicite tal información y pueden exponer sus temores sobre el posible intercambio de datos y violaciones a su privacidad y confidencialidad.