El Hyundai Santa Fe Limited 2.0T se siente como de la familia

Es fácil ajustarse al modelo 2020 y sus espacios generosos
El Hyundai Santa Fe Limited 2.0T se siente como de la familia
No es un utilitario presuntuoso y su línea discreta lo hace verse sobrio.
Foto: Armando Varela / Cortesía

El Hyundai Santa Fe Limited 2020 2.0T es un utilitario cómodo, diseñado para viajes largos, con lugar más que suficiente para cinco ocupantes y una gran capacidad de almacenamiento entre los dos puestos centrales y en su bodega de atrás. No es presuntuoso y tiene una línea discreta que lo hace verse sobrio.

Viene con asientos de cuero con calefacción, ventilación y soporte lumbar y tiene un tablero central con controles independientes de temperatura y timón también con calefacción.

Además de traer cámara trasera para la reversa (que ya es obligatoria) y visión de entorno que permite maniobrar en espacios difíciles, está equipado con una súper útil cámara lateral que se activa con el comando de cambio de carril y permite ver los autos ubicados en el punto ciego de conductor y ‘copiloto’.

Su amplitud interior la destaca un enorme techo panorámico con ‘sunroof’ parcial y cubierta de un toque, que lo hace ideal para viajes escénicos y días soleados.

Su tablero puede cambiar de apariencia según el tipo de manejo en el que se encuentre, ya sea comfort, sport o eco. Y pese a que sus operaciones se realizan de manera digital, también conserva botones para funciones clave como el monitor de punto ciego, el control de tracción y el asistente de carril que evita que una distracción del conductor saque al vehículo de su línea de manejo.

Un poderoso equipo Infinity Premium completa el paquete de seguridad y entretenimiento, con unas bocinas laterales hábilmente diseñadas en forma de paneles en las puertas.

En resumen, el Santa Fe Limited 2.0T es un auto que se maneja fácilmente. No se siente particularmente pesado pese a que a la hora de acelerar tiene un corto desfase (salvo en su modo sport). Es suave entre los baches y las imperfecciones de la carretera y sus controles intuitivos permiten acostumbrarse en poco tiempo a ellos.

El modelo que probamos trae rines de aluminio de 19 pulgadas, lámparas frontales, luces antiniebla y limpiaparabrisas con sensores de lluvia, así como puerta trasera manos libres.

No es un gran ahorrador de combustible y su motor de 4 cilindros y 2L (turbocargado) le dan un promedio de 23 millas por galón entre autopista y calle; pero por $38,730 (el básico inicia en $35,750) es una de las opciones más interesantes en la relación precio/accesorios para este segmento familiar.

Es además uno de dos modelos Hyundai que traen Alerta de Ocupación Trasera o ROA (el otro es el Palisade) en dos opciones: la primera bloquea la puerta trasera si detecta que un auto está pasando por el lado, gracias a un sensor de punto ciego; la segunda emite una alarma y manda mensajes al teléfono (con Blue Link de Hyundai) si detecta movimientos en la silla trasera para prevenir las trágicas muertes accidentales de menores y/o mascotas olvidados en el auto, a causa del calor.