¿Cuáles son las fracturas más comunes en niños?

Varias de las fracturas comunes en niños están caracterizadas por dolor y crepitación

¿Cuáles son las fracturas más comunes en niños?
Foto: Shutterstock
Regreso a Clases

La salud de los niños se halla comprometida en todo momento por las actividades que realizan durante su día a día. No es particularmente raro que sufran lesiones o, peor aún, fracturas.

A continuación serán detalladas algunas fracturas comunes en niños de manera que puedas identificarlas rápidamente y sepas qué hacer en un caso de emergencia.

Antebrazo

Según Flixit, las fracturas vinculadas con el antebrazo pueden deberse a un accidente deportivo o caída desde una gran altura.

Se identifican con facilidad por sus signos, que son deformidad, dolor y crépitos. No obstante, la consecuencia más grande es la lesión neurológica, que amerita una revisión del nervio mediano, radial y cubical.

El tratamiento más adecuado para una lesión de este tipo es la férula de inmovilización, que puede aplicarse si la fractura está desplazada o no.

Húmero

Las fracturas comunes en niños relacionadas con el húmero distal pueden deberse a traumatismos directos asociados a lesiones en las partes blandas del cuerpo, o por traumatismos indirectos por una caída sobre la mano.

Una lesión en el húmero puede identificarse por la pérdida de movilidad articular, dolor, deformación y crepitación. Muchos casos requieren un proceso de fijación quirúrgica.

Tibia-Peroné

Fracturas comunes en niños donde la tibia o peroné estén involucrados ocurren por fracturas transversas o conminutas. Estas fracturas se detectan a partir de disminución funcional, dolor, deformación y crepitación.

El tratamiento convencional para estas fracturas comunes en niños son la reducción parcial o total de la movilidad. Se puede emplear una férula o recurrir a la estabilización quirúrgica, que requiere el uso de un clavo endomedular.

Vidrio para fracturas
Shutterstock.com

Clavícula

Las lesiones en la clavícula son ocasionadas generalmente por un traumatismo directo sobre el hombro. Esta fractura está caracterizada por deformidad, dolor y crepitación en el centro de la fractura.

El tratamiento regular para esta fractura es la colocación de un cabestrillo durante un periodo de 4 semanas.

Estas lesiones son muy propensas a ocurrir durante la infancia, por lo que es crucial que vigiles al niño en todo momento para así reducir la probabilidad de lesiones de este tipo.