Cada vez más costosa: estadounidenses pueden pagar más de un tercio de su ingreso en rentar una casa

Los precios por el pago de alquiler aumentan y se vuelven más inaccesibles

Gran parte de nuestro dinero se va en el pago de alquiler.
Gran parte de nuestro dinero se va en el pago de alquiler.
Foto: Jinyun / Unsplash

Para muchos estadounidenses, la posibilidad de rentar una casa es su única forma para tener un techo para vivir ante lo complicado que se vuelve pagar una hipoteca y costear el valor de una vivienda propia, sin embargo, la brecha entre el pago de una hipoteca y la de un alquiler se hace cada vez más angosto. Aunque esto pareciera una extraordinaria oportunidad para hacerte de un patrimonio, en realidad se está convirtiendo en un dolor de cabeza para muchas familias.

Un estudio publicado en enero por el Centro Colectivo de Estudios de Vivienda de la Universidad de Harvard señaló que 20.8 millones de hogares de inquilinos estadounidenses están “agobiados por los costos”, pagando el 30% de sus ingresos en gastos de vivienda como alquiler y servicios públicos en 2018. Comparativamente, hubo 6 millones de inquilinos más cargados de costos en 2018 que en 2001.

De acuerdo con especialistas, pagar un alquiler del 30% de nuestras ganancias está dentro de los parámetros convenientes para las personas, sin embargo, lo preocupante es que en el mismo lapso, 10.9 millones de inquilinos fueron reportados como “severamente afectados” al desembolsar más del 50% de sus ingresos por el pago de renta de una vivienda en 2018.

Aunque la tasa de desempleo está en su nivel más bajo en décadas a nivel nacional, “la proporción de inquilinos de ingresos medios que pagan más del 30% de los ingresos por vivienda ha aumentado constantemente”, dijeron los investigadores. La tendencia de los altos costos es más evidente para los inquilinos que viven en las grandes áreas metropolitanas cerca de las ciudades o zonas rurales por igual, por lo que afecta “desproporcionadamente” a las minorías.