5 santos con cuerpos incorruptos que desafiaron a la ciencia

A pesar de que ya pasaron varias décadas de su muerte, los cuerpos de estos santos no se han descompuesto
5 santos con cuerpos incorruptos que desafiaron a la ciencia
Existen casos de santos cuyos cuerpos yacen incorruptos.
Foto: Pixabay

En la historia de la iglesia católica se han encontrado diversos casos de santos cuyos cuerpos fueron exhumados y encontrados incorruptos, término que es utilizado para definir la propiedad de un cadáver de no descomponerse después de la muerte. A este misterio se le atribuye la intervención divina, ya que no pasaron por un proceso de embalsamado o preservación.

Cuando morimos, el proceso natural es la descomposición, pero en estos casos que presentamos a continuación no sucedió así.

San Vicente de Paul

El cuerpo de San Vicente de Paul está preservado en la Capilla que lleva su nombre, ubicada en París, Francia. Sus huesos están debajo de una capa de cera y su corazón fue trasladado a la Capilla de las Hijas de la Caridad en el Santuario de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa, en la misma ciudad francesa.

Según cuenta la historia católica, este santo, fundador de los vicentinos, dedicó su vida a servir a los pobres y es el santo patrón de las organizaciones benéficas, ayuda espiritual, voluntarios, prisioneros y hospitales. Murió el 27 de septiembre de 1660.

Santa Catalina Labouré

Fue una visionaria mariana y hermana de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl. De acuerdo con las creencias, la Santísima Madre le dio la Medalla Milagrosa durante una de sus apariciones. El cuerpo incorrupto de Santa Catalina yace en la Capilla de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa en París, Francia. Murió el 31 de diciembre de 1876.

Santa Rita de Casia

Era viuda y monja agustina. En la actualidad, su cadáver está momificado, pero según la historia religiosa, el cuerpo de Santa Rita de Casia estuvo en perfectas condiciones hasta la década de 1700. Ella murió el 22 de mayo de 1457. Sus restos incorruptos se encuentran en el santuario que lleva su nombre en Cascia, Italia.

San Juan María Vianney

Es conocido por convertir su comunidad parroquial en Ars, Francia. Es el santo patrón de los sacerdotes y su rostro consiste en una máscara de cera, pero su cuerpo yace incorrupto en el Santuario de Ars en Francia. Murió el 4 de agosto de 1859.

San Roberto Belarmino

Fue un jesuita, cardenal y un gran predicador, considerado el doctor de la Iglesia y patrón de los catequistas. Sus restos se pueden encontrar en la Iglesia de San Ignacio de Loyola en el Campus Martius en Roma. Murió el 17 de septiembre de 1621.

Te puede interesar:

 

Consulta tu horóscopo
de hoy