Presuntos asesinos de Fátima quisieron sobornar a la policía, ofrecieron $530 dólares

Fueron delatados y entregados a la policía por la Irma Reyes, tía de uno de los sospechosos de matar a Fátima

Gladis Giovanna y Mario Alberto.
Gladis Giovanna y Mario Alberto.
Foto: Agencia Reforma

MÉXICO – Gladis Giovana Cruz Hernández y Mario Alberto Reyes Nájera, presuntos asesinos de la niña Fátima, trataron de sobornar a la policía para no ser detenidos, les ofrecieron 10,000 pesos (unos $530 dólares).

La pareja fue detenida la noche del miércoles en la comunidad de La Palma, en el Municipio de Isidro Fabela, Estado de México, luego de que fueran denunciados por Irma Reyes, tía de Mario Alberto, quien les había rentado un cuarto desde el pasado 15 de febrero.

Cuando se vieron ya acorralados, los presuntos captores y feminicidas de Fátima, de 7 años de edad, ofrecieron 10 mil pesos ( $530 dóalres) a policías del Estados de México a cambio de su libertad.

Según reportes extra oficiales, Gladis Giovana y Mario Alberto   ofrecieron 5 mil pesos por cada uno y pidieron tiempo para reunir el dinero.

Sin embargo, los agentes no accedieron y ante las denuncias ciudadanas y de una tía de Cruz Hernández, fue que los aprehendieron por el delito de cohecho en la comunidad de La Palma, en el Municipio de Isidro Fabela.

Familiares de la menor pidieron a las autoridades aplicar todo el peso de la ley, en caso de comprobar la responsabilidad de Giovana y Mario.

“Que caiga todo el peso de la ley sobre ellos, porque lo que hicieron fue no una barbaridad, fue algo horrible, con una niña de siete años, con Fátima”, comentó Ricardo Espinosa, tío de la pequeña.

Fátima fue localizada sin vida al filo del mediodía del sábado 15 de febrero, en el Barrio Los Reyes.

Su cadáver estaba envuelto en una bolsa de plástico en un baldío, ubicado en la esquina de Acatla y Canal Seco, en la Alcaldía Tláhuac, al surponiente de la Ciudad de México.

El envoltorio fue descubierto por elementos de la Policía capitalina, quienes fueron alertados a través de una llamada anónima.

El lunes la fiscalía de la Ciudad de México ofreció una recompensa de 2 millones de pesos (alrededor de $

Lee también: