Tía delató a los presuntos asesinos de Fátima y revela cómo los engañó para denunciarlos

Irma Reyes Castañeda les había rentado un cuarto en el Estado de México

Exigen justicia por el asesianto de la pequeña Fátima.
Exigen justicia por el asesianto de la pequeña Fátima.
Foto: Agencia Reforma

MÉXICO –Irma Reyes Castañeda, tía de Mario Reyes, uno de los presuntos asesinos de la niña Fátima, fue quien los denunció ante la policía para que fueran capturados y relató cómo los entretuvo en lo que llegaban a detenerlos.

Reyes Castañeda dijo que al darse cuenta que su sobrino y su pareja, Gladis Giovanna, eran buscados por la policía por el asesinato de la niña Fátimna, no dudó en denunciarlos.

El crimen de la niña Fátima tiene a los mexicanos indignados y tras darse a conocer su captura,

“Estoy segura que ellos fueron. Ellos me lo confesaron así… Ella se me hincó y me dijo ¡ayúdeme, ayúdeme”, relató la tía de Mario.

Irma Reyes dijo que los delató porque pensé en todos los niños del mundo. Pensé en todas las niñas y mujeres del mundo”.

Galdis Giovanna y su pareja Mario, junto con sus tres hijos llegaron el pasado 15 de febrero a la casa de Irma Reyes, quien les rentó un cuarto, en el Ejido la Palma, en el Municipio de Isidro Fabela, Estado de México.

Pero ante la difusión que se le ha dado al caso de la menor de siete años, hallada muerta el fin semana, los mexicanos han estado atentos a la información que se ha dado durante los últimos días.

El miércoles por la mañana, la fiscalía de la Ciudad de México, dio a conocer las fotografías de la mujer que se llevó a Fátima de la escuela, el pasado 11 de febrero, y la de Mario, su esposo.

Irma estaba viendo la televisión, junto a su compañera Mayela Adriana, en cuanto vieron los retratos de los presuntos asesinos de Fátima, supo enseguida que se trataba de su sobrino Mario y de Gladis Giovanna, por lo que no dudó en delatarlos ante las autoridades para que fueran detenidos.

Así que indica que le dijo a Mayela que fuera por los policías municipales, mientras ella trataba de entretenerlos.

“Enseguida bajé. Los vi y dije ‘ellos son’. Enseguida bajé y los subí”, dijo la tía de Mario.

Y explicó en entrevista en varios medios, entre ellos el diario Reforma, cómo en poco tiempo planeó la entrega de sus familiares.

“Pensé en mi hermano muerto, en lo que estaba pasando. Entonces dije si yo los dejo. Por eso le dije a mi compañera, entretenlos. Sírveles un café”.

Narró que ella se ofreció en acompañar a Giovanna a entregarse a las autoridades, mientras le decía a Mario que él tenía que hacerse cargo de los tres niños que tenía.

Pero Mario seguía inquieto y trató de salirse de la casa. Pero ella siguió con su objetivo de entretenerlos para que llegars la policía.

“Pidánse perdón. Pidánle perdón a Dios”, expresó Irma.

Pero ante la insistencia de Mario de salirse. Irma le pidió que la acompañara hasta el monte y luego se regresara a la casa.

“Luego lo agarré y le dije no, tú también vas a pagar”, recordó Irma.

La reacción de Mario fue reprocharle por qué estaba haciendo eso (entregarlo a las autoridades).

“Lo que hiciste fue un cobardía. Eso no se hace”, indicó Irma.

“Yo también tengo familia y pues la verdad si hubiera sido alguien de mi familia también los hubiera delatado”, dijo la mujer.

“Se me hace horrible lo que hicieron”, dijo.

Agregó que confesaron que asfixiaron a la pequeña de siete años después de saber que estaban siendo buscados.

El crimen de Fátima ha sido condenado por la sociedad mexicana y exigen justicia.

Finalmente Mario y Giovanna fueron detenidos.

Más información del asesinato de Fátima