Coronavirus provoca que ciudades de Estados Unidos prohiban los desalojos de inquilinos

Coronavirus genera prorrogas necesarias para la salud y economía del país
Coronavirus provoca que ciudades de Estados Unidos prohiban los desalojos de inquilinos
Las medidas gubernamentales procuran el bienestar de las personas
Foto: Free to use sounds / Unsplash

COVID-19 ha generado muchos cambios políticos, económicos y sociales en todo el mundo, desde largas cuarentenas hasta caídas de bolsa en los mercados bursátiles, por lo que Estados Unidos y el rubro inmobiliario no están exentos a todas estas medidas y varias ciudades del país han emitido o están contemplando posibles prohibiciones temporales de desalojos para contener la propagación de esta epidemia y además evitar problemas económicos entre la población.

El Ayuntamiento de San José es una de las primeras ciudades en legislar propuestas de esta índole, al evitar los desalojos en medio de la emergencia por coronavirus. “Debemos evitar la creación de una mayor emergencia de salud pública que resultaría de someter a miles de familias más a la falta de vivienda, y debemos proteger a nuestros residentes del temor a un posible desalojo resultante de la dislocación económica”, dijo el alcalde de San José, Sam Liccardo, a Realtor.

Ciudades como Miami-Dade, Baltimore, Boston, Seattle, entre otras, han generado sus propios métodos para impedir los desalojos momentáneamente.

La enorme metrópoli de Nueva York no está ajena a estas circunstancias y legisladores estatales han llevado a cabo una reglamentación temporal para una moratoria sobre los desalojos y ejecuciones hipotecarias mientras se presenta esta emergencia sanitaria. Por si fuera poco, la Junta de Bienes Raíces de Nueva York, un grupo comercial que representa a los principales desarrolladores y administradores de propiedades en la ciudad, impuso una moratoria de tres meses a los desalojos como una forma de unirse a estas disposiciones en beneficio de la salud y economía de sus inquilinos, según lo reportó New York Post.

Aunque algunas ciudades o condados no han realizado alguna disposición oficial que rija esta situación, es muy normal que lo hagan de manera natural debido a que los sistemas judiciales de muchos municipios han reducido o detenido sus operaciones durante el brote.

Anualmente, hay alrededor de 3.6 millones de solicitudes de desalojo en los EE. UU., lo que equivale a aproximadamente 300,000 solicitudes por mes en promedio, dijo Alieze Durana, portavoz de Eviction Lab, una organización de la Universidad de Princeton que investiga las tendencias de desalojo en todo el país.

Si se continuara con los procesos normales de desalojo durante la presencia de esta pandemia, sería devastador para millones de estadounidenses que tienen salarios inferiores a los $15 por hora, no sólo por una mayor exposición al coronavirus, sino también a niveles económicos derivado de que actualmente muchas personas no cuentan con un ingreso estable debido a que los trabajos están detenidos por la emergencia de salud, por lo que ni siquiera podrían solventar un juicio ni la posibilidad de algún cambio de residencia.

 

-También te puede interesar: