El resfriado en perros: sus síntomas y su prevención

Con los cambios de clima es una de las enfermedades más comunes que sufren los perros, pero no por ello se debe pasar por alto cómo evitarla

El resfriado es una enfermedad que se puede prevenir con cuidados específicos.
El resfriado es una enfermedad que se puede prevenir con cuidados específicos.
Foto: Helena Lopes / Pexels

En el caso de los caninos, el resfriado es un complejo de enfermedades que afectan el sistema respiratorio en el que están implicados virus como el CAV-1 y CAV-2 de la familia Adenoviridae, el virus de la parainfluenza canina, herpesvirus y bacterias como la bordetella bronchiseptica o los streptococcus. Sin embargo, con los cuidados adecuados puede prevenirse esta enfermedad.

Al afectar al sistema respiratorio, las señales más habituales son los relacionados con el mismo, pero puede afectar otros órganos como los ojos. Los síntomas más comunes son la tos frecuente y de intensidad variable, se le conoce como “graznido de ganso”, puede ser seca o con moco. Si un perro no tose, no puede tener resfriado, por lo que es el síntoma mas importante y característico, según Mis Animales.

Otros síntomas que no siempre se manifiestan son la fiebre de leve a moderada o moderada alta, secreción nasal, apatía y letargia, sobre todo cuando hay fiebre presente, secreción ocular, disnea, más marcada en el ejercicio intenso.

El tratamiento consiste en la administración de medicamentos antibióticos para controlar las infecciones bacterianas. También son útiles los alivios sintomáticos, mediante la administración de antitusivos o nebulizaciones para hidratar la mucosa respiratoria, pero todo lo anterior lo debe recetar un médico veterinario.

Foto: Ewa pniewska/Pixabay. Los perros deben evitar estar expuestos a cambios agresivos de temperatura.

Para prevenir el resfriado en perros lo más recomendable es tener en cuenta el respetar el calendario vacunal que es la medida por excelencia para prevenir el resfriado en perros porque cuentan con cepas atenuadas para los principales agentes patógenos causantes del resfriado, por lo que es recomendable vacunar a los perros en los tiempos indicados.

Si es posible, se puede aplicar la vacuna de la parainfluenza a las mascotas, sobre todo si van a estar en colectividades donde el riesgo de contagio es mayor. Además es recomendable proteger a los perros del frío, en especial si son de pelo corto o razas pequeñas y es conveniente tener prendas de abrigo para mitigar los efectos de las bajas temperaturas y la lluvia.

Hay que poner especial cuidado en la calefacción en casa y moderar la temperatura en el interior del hogar para evitar el cambio brusco de temperatura al salir a la calle. Es aconsejable también mantener su garganta húmeda e incluso llevar una poca de agua durante el paseo para que la beba, ya que con la garganta seca es más fácil que proliferen los patógenos en ella.

Te puede interesar: Goma, el perro con orejas de Mickey Mouse que seduce a Instagram

Leer más: Los síntomas de un perro “triste” y cómo ayudarlo