En tiempos de pandemia, alumnos preocupados por sus grados y consecuencias

Incrementan los restos de los estudiantes de bajos ingresos para cumplir con sus estudios, es por eso que piden ser evaluados con un sistema de grados universal.

En tiempos de pandemia, alumnos preocupados por sus grados y consecuencias
Katherine Almendarez aboga por el sistema de grado universal. (Suministrada por Almendarez)
Foto: Cortesía Almendarez / Cortesía

Katherine Almendarez, quien es estudiante de segundo año en Claremont McKeena College (CMC) en la ciudad de Claremont, ve su futuro en aprietos tras la pandemia del coronavirus COVID-19.

La joven es la mayor de cuatro hermanos y la primera en ir a la universidad. Para ella y su familia este es un logro extraordinario ya que la joven fue aceptada en el colegio privado con una beca Questbridge la cual paga todos sus gastos universitarios.

No obstante, hace poco más de un mes la pandemia dejó a sus padres sin empleo y debido a que ambos no tienen documentos regulares para trabajar en este país no reciben ningún tipo de ayuda financiera gubernamental.

“Básicamente, estamos dependiendo de los ingresos que CMC me devuelva con el reembolso de la matrícula y/o las horas de estudio que trabajo continuamente”, dijo Almendarez.

Ahora la joven de 21 años es responsable de su hogar no solo financieramente, pero también académicamente ya que ella se encarga de ayudar a sus hermanos con sus tareas debido a que sus padres no hablan inglés. Añadido a esto debe asegurarse de seguir sus propios estudios los cuales son cada vez más difíciles de hacer en el hogar.

La conexión de internet en casa es lenta y es difícil que estén todos al mismo tiempo haciendo sus tareas, lo cual ha causado en varias ocasiones que Almendarez pierda sus clases para que sus hermanos no falten a las de ellos.

La joven estudiante asegura su capacidad de aprender se ve desafiada por los obstáculos que enfrenta en casa, pero no su disposición a aprender. No obstante, sus grados comienzan a comprometerse.

Por esta razón, Almendarez y otros estudiantes preocupados que enfrentan la misma situación se unieron a un movimiento estudiantil para pedirle a CMC que apoye un sistema de grado universal.

En las redes sociales los estudiantes se están movilizando con el hashtag #NobodyFailsatCMC

 

Movilizando a los estudiantes

El Claremont McKeena College es un colegio privado donde el 68% de su alumnado proviene del 20% más rico de la nación, y por ende los recursos disponibles para los estudiantes en sus hogares difieren de gran manera.

La coalición estudiantil exige que la facultad y la administración de Claremont McKenna revisen su decisión, tomada el 17 de abril, de continuar con la escala de calificación actual.

Marycarmen Montañez, otra estudiante de CMC, dijo que están apoyando el sistema de calificación universal debido a que la opción de aprobar/reprobar con calificaciones de letras es una política inequitativa que deja atrás a los estudiantes vulnerables.

Sin embargo, esto les afecta ya que ellos aseguran que este tipo de grado se quedará en su historial para siempre sin importar que la causa estuvo fuera de sus manos.

Almendarez dijo que esta situación preocupó a muchos estudiantes, sobre todo aquellos de color y de minorías, que no tienen las mismas oportunidades que los estudiantes afluentes para sobresalir durante la pandemia.

“Tenemos muchos estudiantes que son una minoría en el campus y luchan por manejar sus clases”, dijo Almendarez “Y estas son personas que provienen de entornos de bajos ingresos o estudiantes internacionales, o los que tienen familias de estatus mixto, quienes tienen padres que son trabajadores esenciales o estudiantes que tienen muchos hermanos que cuidar”.

Marycarmen Montañez aboga por un sistema de grado universal. (Cortesía de Montañez)

Montañez dijo que CMC se enorgullece en decir que es un colegio donde todos se tienden la mano.

“Pero si eso fuera cierto, como está en la misión de la universidad, entonces ahora deberíamos estar apuntando a esta política universal que se ocupa de los estudiantes más desfavorecidos en el campus”, dijo Montañez. “Especialmente en una escuela en una institución como CMC, donde la mayoría del alumnado proviene del grupo impositivo más rico del país”.

Montañez dijo que las minorías del campus están consientes de que siempre ha habido una disparidad sin embargo la brecha se amplifica ahora que los estudiantes están fuera del campus.

“Yo no pudiera imaginarme avanzando profesionalmente sin mis compañeros de clase y especialmente sin aquellos estudiantes que tienen más dificultades”, indicó Montañez.

No hay cambio

En respuesta a las preocupaciones de los estudiantes, CMC dijo que si tomaron en consideración a sus estudiantes más vulnerables quienes no apoyaron de manera uniforme una política de Pase Universal.

“Muchos abogaban por recibir sus calificaciones con letras por una variedad de razones”, dijo Gilien Silsby, directora de relaciones públicas, en CMC. “Nuestra política actual adoptada proporciona un medio para que los estudiantes reciban una calificación aprobatoria si eligen hacerlo a su propio criterio de lo que sea mejor para ellos”.

Esto permite a los estudiantes elejir entre una calificación de letra o CR/NC, (crédito/no crédito) lo que sea de su propio interés.

Silsby dijo que impedir el que nadie reciba una calificación “no es totalmente respaldada por nuestros estudiantes”.

Los estudiantes de Claremont McKenna College tendrán hasta el 26 de mayo para solicitar calificaciones de crédito/sin crédito, después de que se publiquen las calificaciones finales de las letras el 22 de mayo. Cualquier estudiante, en cualquier curso, puede solicitar una calificación de CR/NC.