Hubo diversas negligencias: A un año de la terrible muerte de Silver King sobre el ring recordamos que quizá se pudo evitar

El luchador mexicano falleció el 11 de mayo del 2019 durante una función en Inglaterra
Hubo diversas negligencias: A un año de la terrible muerte de Silver King sobre el ring recordamos que quizá se pudo evitar
El Hijo del Santo entregó a la familia la máscara que Silver King utilizó durante su última pelea.
Foto: Agencia Reforma

El próximo 11 de mayo se cumplirá un año de la muerte de Silver King, algo que tal vez se pudo evitar, pero desafortunadamente varios factores influyeron para que terminara en una terrible tragedia.

El luchador de 51 años brindaba una función en Londres, Inglaterra, en un evento organizado por una empresa de El Hijo del Santo, cuando perdió la vida sobre el cuadrilátero mientras enfrentaba en un mano a mano a Juventud Guerrera.

El combate transcurría con normalidad, hasta que luego de un lance, ambos gladiadores terminaron en la lona, Juventud Guerrera se levantó sin problemas, pero su rival, cuyo nombre real era César González Barrón, intentaba incorporarse y no lo lograba. Juventud lo castigo con un patada y Silver King quedó inmóvil sobre la lona; en ese momento le colocó las espaldas planas. Aunque el gladiador ya no respondía, el referee le contó una palmada en la lona, luego dos e hizo una pausa enorme antes de la tercera que indicaría la rendición, como esperando a que se reincorporara el esteta, lo cual no sucedió. El cuerpo seguía inerte en la lona mientras el referee todavía se tomó el tiempo de levantarle la mano a Juventud Guerrera.

La autopsia reveló que el hermano del Dr. Wagner Jr. falleció por un infarto al miocardio y que su cuerpo estaba libre de alcohol, drogas, medicamentos y cualquier otra sustancia que hubiera podido alterar su desempeño. Luego de esto, algunos expertos opinaron que la muerte pudo evitarse si se hubieran tomado las medidas necesarias en esos momentos, tal y como lo relató Mary Hassell, médico forense del tribunal de St. Pancras.

“Perdieron la oportunidad de ofrecerle el mejor tratamiento posible y de que pudiese sobrevivir. Cuando hablo de negligencias en los primeros auxilios, me refiero a todo el procedimiento. Se fracasó a la hora de planear qué debía hacer cada persona implicada, dónde estaban los utensilios necesarios y de asegurarse que hubiese un responsable que, en caso de malestar, acudiese a las inmediaciones del cuadrilátero rápidamente“, afirmó la especialista al diario de la localidad en la que falleció Silver King, The Camden New Journal.

Hassell añadió que el hecho que los miembros de seguridad hicieran entrar a los paramédicos por la puerta trasera del recinto retrasó su intervención. Esto impidió que llegaran al ring antes para ayudar a King. Además, comentó que la primera persona que acudió a aplicar los primeros auxilios no disponía de un desfibrilador a mano y que no aplicó la reanimación cardiopulmonar de manera correcta.

 

Por si esto fuera poco, también sumamos las declaraciones posteriores de Juventud Guerrera, quien después del trágico accidente relató que su rival había hecho el largo viaje de México a Inglaterra el mismo día, que luchó con él tres veces en sólo unas horas, que no comieron y que habían descansado muy poco.

“Es un desgaste enorme. Llegó de viaje un día antes, 14 horas de vuelo a Londres. Esa noche durmió poco, nos levantamos temprano. A las 12 del día tuvimos una lucha, descansamos casi dos horas, no comimos y volvimos a luchar“, explicó en entrevista para el programa Hoy dos semanas después del deceso de su colega.

 

Además, el referee también fue factor, ya que no era un profesional en este sentido, sino un luchador llamado Black Terry que no ejercía de manera frecuente esta labor, quizá por ello desconocía los protocolos o las señales que pudieron alertarlo sobre el riesgo de la muerte del gladiador minutos antes de la misma.

Nunca tendremos la certeza de que este fallecimiento se pudo evitar, pero dadas las circunstancias siempre quedará la duda.