Una estilista de Denver recibió una propina de $2,500 dólares que le permitió pagar el alquiler

Ilisia Novotny se sorprendió cuando sus compañeros recibieron un regalo de aquel cliente al que había cortado el cabello
Una estilista de Denver recibió una propina de $2,500 dólares que le permitió pagar el alquiler
A falta de empleo Ilisia Novotny solicitó en mazo a su casero tiempo para pagar el alquiler.
Foto: FRANCK FIFE / AFP / Getty Images

El sábado fue el primer día que la barbería Floyd’s 99, ubicada cerca de la Universidad de Denver, abrió sus puertas después de casi dos meses de permanecer cerrada por la pandemia del coronavirus. Ilisia Novotny, de 32 años, ni siquiera debía trabajar, pero estaba ansiosa por tomar su turno y tener entre sus manos el peine y las tijeras para volver a trabajar después del encierro.

Fue hasta el final del día cuando un hombre  que acababa de llegar a la ciudad, pues se había mudado de Chicago, se sentó en la silla.

Novotny y el cliente hablaron de lo duro que habían sido los dos últimos meses para ella y sus compañeros, también hablaron de béisbol y de los Chicago Cubs, el equipo que  ambos admiran. La estilista dejó al hombre con un corte limpio. Pero al salir de la barbería, el cliente miró hacia atrás y le dijo:

“Para qué lo sepas, no es un error”.

Novotny quedó muy confundida pues no tenía idea de lo que el cliente estaba diciendo.

Relacionado: El COVID-19 transforma un table dance en restaurante de comida rápida con servicio de drive thru.

Fue entonces cuando sus compañeros, que estaban junto a la caja registradora, regresaron al interior del negocio. El hombre le había dejado una propina de $2,500 dólares.

“En ese momento lloré”, dijo Novotny al Denver Post. “Soy una madre soltera y estos últimos meses ha sido muy duro no saber qué va a pasar o cuándo podríamos reabrir para regresar al trabajo”.

Relacionado: Luchadores mexicanos confeccionan mascarillas para sobrevivir y ganar la batalla al COVID-19.

Pago del alquiler

El cliente también dejó en efectivo $500 dólares a la recepcionista de la barbería y $1,000 dólares al gerente general. Después preguntó cuántos empleados trabajaban en el negocio por lo que entregó $1,800 dólares, $100 dólares para cada uno de los 18 trabajadores de la barbería. Aquel hombre, que dijo ser de Chicago, dejó  en total $5,800 dólares.

Desde marzo, Novotny, hizo un trato con su casero para aplazar la renta y habló con la compañía de servicios públicos  para que no le cortaran el servicio de energía eléctrica. “Mi hijo me decía: si no tienes trabajo ¿cómo vamos a pagar la renta?”.  Con la propina del sábado, Novotny pagó el alquiler del junio por adelantado.

Relacionado: Cómo un latino de 25 años se compró 5 propiedades en Estados Unidos y gana más de $200 mil dólares al año.

Las cosas mejoran

Novotny contó al diario que varios de sus clientes se pusieron en contacto con ella durante la cuarentena,  e incluso, algunos le enviaron pagos por adelantado como una muestra de apoyo.

Ahora que Novotny regresó a la barbería, la agenda de citas de la estilista está llena hasta el final de mes.

“Volver al trabajo y ver a tus clientes e incluso a gente que no conoces esperando un corte de barba o cabello es una muestra de amor, se siente genial”, dijo Novotny.

También te interesará: