Enfermos por el coronavirus en Tijuana se despiden y piden perdón a través de un iPad

Una clínica del IMSS en la frontera ha implementado el servicio de videollamadas entre pacientes y familiares

Enfermos por el coronavirus en Tijuana se despiden y piden perdón a través de un iPad
Don Rafael en videollamada con su esposa.
Foto: Yolanda Morales / Cortesía

Triste, desolado, preocupado, deprimido y desesperado es como se ha sentido en las últimas dos semanas don Rafael por no saber nada de su esposa que permanece en la cama de un hospital de Tijuana luchando contra el coronavirus.

La mujer con la que hace 14 años se casó y con quien tuvo dos hijos es una de las más de 3,700 personas que en Baja California han sido contagiadas y por lo que se encuentra en aislamiento en una clínica del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Tijuana junto con otros 110 pacientes diagnosticados con COVID-19.

Pero la ansiedad y incertidumbre que durante los últimos días había sentido a don Rafael se disiparon un poco cuando esta semana pudo escuchar y ver a su esposa, aunque fuera a través de la pantalla del iPad con el que se llevó a cabo una videollamada.

“Estoy emocionado, la paciente es mi esposa, ya llevaba más de una semana que no la había mirado, gracias a Dios fue mejorando, para mí es algo que moralmente me sirve mucho, pero creo que a ella más”, comentó don Rafael.

La comunicación fue gracias a un programa de videollamadas que se ha implementado en la Clínica 20 del IMSS como parte del proceso de recuperación para que los pacientes con coronavirus puedan estar en contacto con sus seres queridos, aunque a muchos sienten la necesidad de pedir perdón y de una despedida.

Al 21 de mayo en Tijuana se reportan 1,719 casos confirmados de coronavirus con 438 muertos.

Ana Lilia Moreno, jefa de trabajo social, dijo que se trata de una conexión muy importante que genera múltiples emociones, no sólo entre los familiares, sino también en el personal médico.

“Es algo que significa mucho, es emocionante ver al familiar dialogando con su paciente, es una alegría que no podemos descifrar, llora uno con ellos, se emociona con ellos, vemos a la gente más tranquila”, comentó.

En el caso de don Rafael, la videollamada efectivamente lo dejó más tranquilo, ya que su esposa le dijo que se siente mejor y está recuperándose.

Sin embargo, hay casos en los que la comunicación con los seres queridos se vuelve dramática por las condiciones de salud en las que se encuentran algunos por lo que empiezan a pedir perdón y a despedirse.

O por las emociones que brotan entre quienes se recuperan de una enfermedad que los puso al borde de la muerte.

El doctor César Figueroa Torres, director general de la Clínica 20 del IMSS, comentó que en muchas de las videollamadas que se están llevando a cabo se da ese tipo de interacción entre los familiares, a pesar de que el paciente está recuperándose.

“Ha habido una situación muy interesante que hemos estado viendo”, mencionó el doctor Figueroa. “El paciente, a pesar de que está bien, se empieza a despedir, a pedir perdón, muchas situaciones se empiezan a manejar”.

El servicio de videollamadas en la Clínica 20 del IMSS ofrece a los pacientes con COVID-19 ponerse en contacto con sus seres queridos durante dos o tres minutos, aunque la comunicación es breve, los médicos la consideran necesaria para la recuperación tanto para el que enfermo como para la familia.

Con información de Yolanda Morales/KSDY.