Si no aprueban segundo cheque de estímulo, ¿cuáles serían las ayudas económicas que recibirían los estadounidenses?

¿Qué medidas de alivio impulsan los republicanos? Una reducción de impuestos sobre el salario es lo más factible
Si no aprueban segundo cheque de estímulo, ¿cuáles serían las ayudas económicas que recibirían los estadounidenses?
Un establecimiento en California que acepta la tarjeta EBT.
Foto: Aurelia Ventura/La Opinion) / Impremedia

En lo menos que están pensando los republicanos en el Congreso de Estados Unidos es en una legislación dirigida a enviar una segunda ronda de cheques de estímulo, a juzgar por las declaraciones públicas de varios de estos líderes desde antes que se aprobara el plan demócrata nombrado “Heroes Act”.

La legislación de $3 trillones de dólares que dispone -entre otras cosas- hasta un máximo de $6,000 en ayuda a familias con niños y ampliación de los beneficios por desempleo, no va en la línea que favorecen los republicanos de incentivar el empleo y la reapertura de los estados.

Este jueves, el líder de la mayoría en el Senado, el republicano Mitch McConnell, dijo que la próxima legislación de estímulo económico por coronavirus no extenderá los beneficios por desempleo. Los demócratas propusieron un aumento de $600 semanales hasta enero.

Una de las propuestas de legislación que más se mencionan en reportes de medios es la de reducción de impuestos sobre la nómina (payroll tax cut).

Una medida del representante republicano por Texas, Kevin Brady, incluye esta alternativa que ya ha sido respaldada por la Casa Blanca y el presidente Donald Trump para reactivar la economía.

El legislador dijo a The Wall Street Journal que esa reducción es “más eficiente” que el pago directo a individuos y familias.

Lo anterior significa que los trabajadores pagarían menos impuestos en función de la Ley de Contribución al Seguro Federal (FICA) y de Seguridad Social.

Trump ha expresado que favorece ese alivio contributivo. El presidente mencionó el tema a principios de marzo y propuso que se extendiera hasta finales de año, con posible ampliación hasta el 2021.

Pero demócratas como el senador por Oregon, Ron Wyden, manifestó que la medida, en lugar de poner dinero en los bolsillos de los trabajadores y sus familias, se lo facilita a las grandes empresas, lo que consideró un “gran error”.

Otra de las alertas sobre la propuesta es que para recibir algún beneficio de la misma, la persona tiene que generar un sueldo, por lo que a los desempleados por la crisis, retirados y otros grupos que no tengan empleo por la razón que sea no les ayudaría esta opción.

Otra de las medidas económicas que impulsan algunos miembros de la delegación republicana, como McConnell, busca proteger a los empleadores de demandas de trabajadores de negocios que se han enfermado o por parte de los parientes de fallecidos por COVID-19.

Ayudas estatales con fondos federales

Ante la posibilidad de que no se concrete una negociación entre demócratas y republicanos a los fines de facilitar una segunda ronda de envío de ayuda, la tendencia que se ha visto en varios estados es el uso de fondos federales de la Ley CARES por parte de las autoridades locales para brindar distintos incentivos a los afectados por la pandemia.

Algunos gobiernos estatales han utilizado el Fondo de Alivio por Coronavirus contenido en el primer paquete de estímulo económico aprobado en el Congreso para asistencia financiera en varios ámbitos.

Por ejemplo, en la Ciudad Nueva York, recientemente, se informó que todos los estudiantes de escuelas públicas recibirán más de $400 para alimentos mientras las escuelas permanezcan cerradas, independientemente del ingreso familiar mediante una tarjeta P-EBT (Pandemic Electronic Benefits).

La misma iniciativa se anunció en California.

En el caso de la ciudad de Jacksonville, en Florida, las autoridades locales distribuirán $1,000 en asistencia a residentes del condado Duval que generen $75,000 o menos al año y hayan perdido al menos 25 % de sus ingresos debido a la emergencia sanitaria.

Te puede interesar: