Los camiones eléctricos salvan vidas, la industria está equivocada al luchar contra el nuevo estándar

Las familias están listas para seguir adelante, no solo de esta crisis, sino hacia un futuro mejor. Depende de nuestros líderes estatales invertir en nuestra salud avanzando con una regla de camiones eléctricos que nos da esperanza
Los camiones eléctricos salvan vidas, la industria está equivocada al luchar contra el nuevo estándar
Q-Heavy Electric Truck. Crédito: Cortesía Quantron.
Foto: Cortesía

El polvo aún no se ha despejado, pero gracias al fuerte liderazgo y la acción decisiva, California parece haber evitado una crisis de salud catastrófica por COVID-19 que agobia a nuestro sistema de salud. Por eso estamos agradecidos.

Pero lo que no hemos evitado, y no deberíamos evitar, es el reconocimiento de los impactos raciales y socioeconómicos de COVID-19, que revelan las consecuencias de la marginación histórica y la desigualdad. Las personas afroamericanas, con un 46%, y los latinos, con un 39%, tienen el doble de probabilidades que las personas blancas de ver el virus como una amenaza importante para su salud, y con razón, ya que los datos han demostrado que el virus está teniendo un efecto perturbador y desproporcionado impacto en las comunidades de color.

Una razón para el impacto desproporcionado es la contaminación del aire. Una nueva investigación de Harvard muestra que una persona que ha vivido durante décadas en un área con altos niveles de hollín en el aire tiene un 15% más de probabilidades de morir por coronavirus que las personas que viven en áreas de baja contaminación. ¿Quién vive en estas áreas más contaminadas, cerca de carreteras muy transitadas donde los camiones diesel sacan hollín al aire las 24 horas del día, los siete días de la semana? Comunidades de bajos ingresos y personas de color.

Incluso antes de COVID-19, teníamos un mayor riesgo de desarrollar una enfermedad respiratoria que podría acortar nuestras vidas. Los lugares donde vivimos, en estas áreas de mucho tráfico cerca de puertos y almacenes, se llaman “zonas de muerte de diesel”. Y mientras el resto de la nación y el mundo experiencia un récord de aire limpio, el aire que nosotros respiramos está más contaminado que nunca. Esto se debe a que la economía de las entregas se ha acelerado con pedidos en línea de artículos esenciales y no esenciales que se envían a las puertas de entrada en todo el estado. Donde vive mi familia, en el Inland Empire, somos conocidos como el carrito de compras en línea de Estados Unidos.

Mi comunidad tiene una línea de defensa contra la contaminación que proviene de los hábitos de compra de Estados Unidos. California acaba de fortalecer un borrador de propuesta para el primer estándar de camiones eléctricos del país que podría ponernos en el camino de electrificar los miles de camiones que circulan por nuestros vecindarios, haciéndolos libres de contaminación. Durante el proceso de muchos años para avanzar en este estándar, hemos estado insistiendo a la Junta de Recursos del Aire de California (CARB) a adoptar el estándar más fuerte posible. Esta crisis solo ha fortalecido nuestra determinación de hacer la transición a camiones con cero emisiones lo más rápido posible.

Increíblemente, en medio de todo este sufrimiento, los fabricantes de estos camiones contaminantes están aprovechando esta crisis de salud y pidiendo a nuestros líderes estatales que reduzcan la velocidad de la regla. Estos son los mismos fabricantes que siempre han estado luchando por un estándar más débil y un proceso más lento. Para sus cabilderos en Sacramento, las consecuencias económicas de la pandemia son fortuitas, una salida fácil de los estándares esenciales de salud pública.

El hecho es que el estándar no entrará en vigencia durante años, lo que les dará a estas compañías suficiente tiempo para prepararse. Y los pedidos de camiones eléctricos que llegaron antes de COVID-19 ya exceden el número de camiones que los fabricantes tendrían que producir en el primer año. En otras palabras, no hay una buena razón para frenar, y hacerlo solo dañaría más a nuestras comunidades.

Además de nuestras comunidades, los camioneros también están en riesgo, al usar camiones contaminantes viejos e ineficientes para mover nuestros productos a diario. El requisito de informes de CARB es otra herramienta para abordar la contaminación por diesel en comunidades sobrecargadas cerca de autopistas, puertos y almacenes. Los conductores de camiones contratados, que a menudo viven y trabajan en comunidades contaminadas, no tienen los medios para comprar camiones más limpios. Este nuevo estándar ayudará a asegurar que las compañías paguen por los camiones eléctricos, lo cual es un paso crucial para los trabajadores y las comunidades de justicia ambiental.

Más que nunca, esta crisis deja en claro que necesitamos invertir en la salud de las comunidades de California. Especialmente a nuestros niños, que ya luchan por respirar y necesitan inhaladores para jugar afuera. De hecho, los datos muestran que los niños que viven cerca de los centros de carga en San Bernardino tienen el doble de probabilidades de desarrollar asma. Y las personas de mayor edad, muchos con presión arterial alta y enfermedades respiratorias crónicas, que trabajan de dos a tres trabajos solo para hacer el dinero necesario de cada mes. Todos merecemos respirar aire limpio y tener pulmones sanos y fuertes.

Las familias están listas para seguir adelante, no solo de esta crisis, sino hacia un futuro mejor. Depende de nuestros líderes estatales invertir en nuestra salud avanzando con una regla de camiones eléctricos que nos da esperanza.

Andrea Vidaurre es analista de políticas en el Centro de Acción Comunitaria y Justicia Ambiental (CCAEJ)