Vuelven a cerrar las playas de Miami ante el aumento de los casos de coronavirus

La orden también prohibe las reuniones "sea cual sea la razón"

Vuelven a cerrar las playas de Miami ante el aumento de los casos de coronavirus
Una mujer pasando con una bicicleta frenta a un cartel de "playa cerrada" en South Beach, en Miami Beach.
Foto: Getty Images

Las playas en el condado de Miami-Dade cerrarán el fin de semana del 4 de julio ante la creciente preocupación por que se cumpla el distanciamiento social y el incremento de los casos de coronavirus.

El alcalde del condado, Carlos Giménez, firmará una orden de emergencia para cerrar las playas a partir del viernes 3 de julio y hasta el martes 7 de julio, según anunció su oficina el viernes.

Te puede interesar: Florida registra 8,942 casos de coronavirus: se confirma que el rebrote se ha descontrolado

“A medida que continuamos viendo más resultados positivos en las pruebas de COVID-19 entre adultos jóvenes y el aumento de las hospitalizaciones, he decidido que lo único prudente para detener este reciente aumento es tomar medidas enérgicas contra las actividades recreativas que elevan el riesgo general a nuestra comunidad”, señaló Giménez en un comunicado.

La orden también prohibirá las reuniones y los desfiles de más de 50 personas en todo el condado “sea cual sea la razón” el 3 al 7 de julio. Giménez agregó que todos los parques y playas estarán cerrados al público en todas las ciudades y áreas no incorporadas, de manera que no podrán verse los fuegos artificiales.

Te puede interesar: Florida suspende el consumo de alcohol en los bares ante el gran aumento de casos

El alcalde recuerda que los fuegos artificiales deberán verse desde la casa o desde un vehículo estacionado.

A principios de esta semana, Giménez anunció que el condado capacitará a los equipos especiales para enviar a los puntos críticos de virus para comunicarse con los residentes y las empresa con el objetivo de proporcionarles información sobre las pruebas, las mascarillas y desinfectantes.

Las playas de Miami-Dade reabrieron a principios de este mes, pero su fecha de reapertura inicial se retrasó debido a un toque de queda emitido en todo el condado por las protestas por la muerte de George Floyd.