DEA acusa a hijastro de Caro Quintero por vender propiedades familiares para evadir sanciones de EE.UU.

Bryant Espinoza Aguilar, hijastro de Caro Quintero, puso a su nombre propiedades de sus padres en México, para que no fueran embargadas por las autoridades
DEA acusa a hijastro de Caro Quintero por vender propiedades familiares para evadir sanciones de EE.UU.
Estados Unidos arrecia las sanciones contra el narco Caro Quintero.
Foto: Getty Images

El hijastro del narcotraficante mexicano Rafael Caro Quintero actuó como un intermediario para sus padres, ayudándoles a vender una casa en México, para que no se pudiera bloquear la propiedad debido a las sanciones estadounidenses, dijeron las autoridades de la Administración para el Control de Drogas (DEA) en documentos judiciales revelados esta semana.

Bryant Espinoza Aguilar, el hijastro del líder del Cártel de Sinaloa Rafael Caro Quintero y quien es ciudadano estadounidense, fue acusado de conspirar para violar la Ley Kingpin, un programa de sanciones utilizado contra los narcotraficantes.

Espinoza Aguilar ayudó a su madre, la esposa de hecho de Caro Quintero, quien también está sancionada por las autoridades de EE.UU., poniendo activos de sus padres bajo su propio nombre, dijeron los fiscales.

Rafael Caro Quintero. Cortesía FBI

“El acusado actuó como un intermediario ficticio para proteger la propiedad comprada con las ganancias ilícitas, manchadas de sangre del imperio del narcotráfico de su padrastro, para que no fueran ser incautadas por el gobierno”, dijo Richard P. Donoghue, el Fiscal Federal para el Distrito Este de Nueva York.

Más presión contra Caro Quintero

La acusación contra su hijastro marca la última salva en un esfuerzo estadounidense en aumento contra Caro Quintero, quien comenzó su tráfico de drogas en la década de 1970 y ha sido sancionado por autoridades de Estados Unidos desde 2000.

En junio de 2013, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos sancionó a docenas de personas y entidades vinculadas a Caro Quintero, diciendo que había usado a familiares mientras estaba en prisión para invertir sus ganancias de drogas en compañías legítimas y proyectos inmobiliarios en México. Las sanciones se ampliaron nuevamente en octubre de 2013. Diana Espinoza Aguilar, la esposa de hecho de Caro Quintero, fue sancionada en mayo de 2016.

Caro Quintero fue encarcelado en México por ordenar la tortura y el asesinato en 1985 de un agente de la Administración de Control de Drogas de EE. UU.

Y fue liberado en agosto de 2013 por un tribunal mexicano. El fallo que condujo a su liberación fue revocado más tarde, y actualmente se encuentra prófugo en México y Estados Unidos.