Hospitalizan a un niño del sur de la Florida por una enfermedad causada por el coronavirus

Es una afección en la que diferentes partes del cuerpo pueden inflamarse, incluidos el corazón, los pulmones, los riñones, el cerebro, la piel, los ojos o los órganos gastrointestinales.

Zane Wampler de Tavernier tiene 8 años y está ingresado en el hospital infantil Nicklaus.
Zane Wampler de Tavernier tiene 8 años y está ingresado en el hospital infantil Nicklaus.
Foto: Familia de Zane Wampler de Tavernier / Cortesía

Un niño de ocho residente de los Cayos de la Florida, al sur de Miami, nunca mostró ningún síntoma de COVID-19, según dice su madre. Pero ahora está en Miami, en el Nicklaus Children’s Hospital, luchando por su vida. Su familia está angustiada, pero no están perdiendo la esperanza.

Los médicos dicen que Zane Wampler de Tavernier tiene el síndrome inflamatorio multisistémico (MIS-C), una enfermedada relacionada con la COVID-19.

Te puede interesar: Un bombero de Miami pide desesperadamente una donación de plasma para tratarse el coronavirus

Es una afección grave que afecta las partes del cuerpo, como los vasos sanguíneos y el corazón. “Lo que sí sabemos es que afecta a los niños, por lo general, una o dos semanas después de haber estado expuestos o después de haber tenido la infección provocada por el coronavirus”, decía el Dr. Keith Meyer, del hospital infantil Nicklaus. “La mayoría de los niños presentan manifestaciones gastrointestinales. Pueden tener diarrea, pueden tener dolor abdominal”.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, los investigadores no saben qué causa el MIS-C. Es una afección en la que diferentes partes del cuerpo pueden inflamarse, incluidos el corazón, los pulmones, los riñones, el cerebro, la piel, los ojos o los órganos gastrointestinales.

Te puede interesar: El impactante video de un oficial golpeando a un preso en la cárcel de Miami

Su madre, Leah, dijo que fue la semana pasada cuando Zane empezó a sentirse mal. “Se despertó y tuvo fiebre alta. Le di un poco de Tylenol, y una hora después su fiebre aumentó a 105.1”, relataba .

Después de días sin ninguna evolución favorable, el niño acabó ingresando en el hospital infantil Nicklaus.