¿Por qué comer chile es bueno para tu salud?

Te provocan placer, ayudan a perder peso y cuidan tu corazón
¿Por qué comer chile es bueno para tu salud?
Consumir picante estimula la liberación de endorfinas, sustancias propias del cerebro que producen sensación de placer.
Foto: Pxhere

El chile no solo proporciona sensación de placer, también beneficios para la salud que probablemente desconocías. Pocos alimentos contienen la gran diversidad de compuestos protectores que posee el chile. Te decimos que contienen y en qué te benefician.

Diferentes estudios revelan que el chile tiene propiedades analgésicas, anticancerígenas, antiulcerantes, hipoglucémicas, hipolipidémicas, antiinflamatorias, antioxidantes y fortalecedoras de sistema inmune.

Compuestos benéficos para la salud

El chile tiene una combinación de compuestos protectores de la salud que no tiene otro alimento: capsaicionoides (once diferentes), capsinoides y los carotenoides capsantina y capsorubina.

Capsaicinoides: causan la sensación de picor que caracteriza al chile. La capsaicina es la más estudiada.

Capsinoides: no generan picor y que son abundantes en los chiles no picantes.

Setenta especies diferentes de carotenoides, clorofila y derivados de clorofila se han identificado en el chile, según estudios de laboratorio.

El chile también contiene vitamina C y es rico en compuestos fenólicos (efecto protector frente a las enfermedades cardiovasculares y sus propiedades antioxidantes), vitamina E y otras vitaminas.

Cuida tu corazón

El chile ayuda a prevenir problemas cardíacos como infartos y los derrames cerebrales causados por la presión arterial alta. La capsaicina tiene efectos beneficiosos sobre el azúcar en la sangre, el colesterol y la presión arterial.

Contra el colesterol

Un estudio descubrió que los capsaicinoides bloquean la acción de un gen que hace que las arterias se contraigan y disminuye los niveles de colesterol al reducir la acumulación de colesterol en el cuerpo.

Disminución de la grasa corporal

Los chiles estimulan el metabolismo y son bajos en calorías. La capsaicina y otros capsaicinoides pueden aumentar el metabolismo en un 4–5% por día, incrementan la quema de grasa y reducen el apetito.

Sensación de placer

Consumir picante estimula la liberación de endorfinas, sustancias propias del cerebro que producen sensación de placer.

El chile ayuda a aumentar los niveles de serotonina en el cerebro, llamada químico feliz, porque contribuye al bienestar y la felicidad. Mientras más picante sea el chile mejor es la sensación de bienestar que causa.

Actividades antiinflamatorias

Los chiles y los pimientos son ricos en quercetina, ácido sinapico, ácido ferúlico y otros antioxidantes con fuertes efectos antiinflamatorios.

Actividades antioxidantes

Los chiles contienen vitamina C, carotenoides y son ricos en compuestos fenólicos. Los antioxidantes interactúan con los radicales libres y los neutralizan, lo que les impide causar daño. El pimiento por ejemplo tiene antioxidantes como: capsantina, violaxantina, luteína, quercetina y luteolina.

Actividades anticancerígenas

La capsaicina combate el cáncer por detener el crecimiento y la división de las células cancerosas. Retrasa la formación de nuevos vasos sanguíneos alrededor de los tumores cancerosos y previene la propagación del cáncer a otras áreas del cuerpo.

Ayuda a estabilizar el azúcar en sangre

Comer chiles 5 gramos de chile antes de una comida con carbohidratos ayuda a estabilizar el azúcar en la sangre y a prevenir los picos grandes que ocurren después de las comidas.

Ayuda a combatir infecciones

Los compuestos que se encuentran en los chiles picantes son especialmente poderosos para desacelerar el crecimiento de bacterias y levaduras comunes transmitidas por los alimentos, señalan estudios.

Protege de úlceras estomacales

El consumo de chile no causa enfermedades gastrointestinales como se ha hecho creer durante mucho tiempo consecuencia de estudios realizados hace décadas en personas que ya padecían afecciones gastrointestinales, como úlceras.

Una investigación realizada en 2019 señala que la capsaicina de los chiles no agrava los síntomas o la gravedad de las enfermedades inflamatorias del intestino. Al contrario, puede reducir la inflamación intestinal y proteger el estómago de desarrollar úlceras.

Los malestares al consumir chile son comunes en personas con síndrome del intestino irritable.

Recomendación. Se debe distinguir entre chiles y salsas de chile que contienen compuestos irritantes y tóxicos agregados, como conservadores y saborizantes artificiales, ácidos y potenciadores de sabor, que sí pueden causar afecciones gastrointestinales.