Demandan a la administración Trump por acortar el tiempo de conteo del Censo 2020

Fiscal indica que la disminución de un mes amenaza la representación de la ciudadanía.
Demandan a la administración Trump por acortar el tiempo de conteo del Censo 2020
Los resultados del Censo ayudan a la representación política. / foto: Getty.
Foto: Getty Images / Getty Images

Con el tiempo casi encima de la fecha límite para llenar el Censo 2020, el fiscal de la ciudad de Los Ángeles, Mike Feuer, presentó el martes una demanda contra la Administración Trump, desafiando el intento inconstitucional del gobierno federal de reducir drásticamente el tiempo para el conteo del censo.

Feuer enfatiza que esta reducción resultaría en un conteo reducido severo de la población amenazando la representación de la ciudadanía en el Congreso y millones de dólares en fondos federales.

“Estamos demandando para impedir que la administración Trump abandone la idea inconstitucional de un plan para obtener un conteo ‘preciso’ en medio de una pandemia devastadora”, dijo Feuer. “Desde la representación política hasta la financiación pública crucial, cada residente de Los Ángeles tiene mucho en juego en una cuenta plena, justa y completa. El cambio abrupto, inexplicable e ilegal de la Administración perjudicaría a los angelinos durante la próxima década”.

Al inicio de la pandemia del coronavirus, la Oficina del Censo cambió los plazos de las operaciones críticas por algunos meses para obtener un nivel razonable de precisión a pesar de los desafíos del virus.

Pero a principios de este mes, la Oficina cambió abruptamente de rumbo y dijo que, comprimirá un período planificado de ocho meses y medio para recopilar y procesar datos en solo cuatro meses y medio.

Cuatro ex directores del censo de Estados Unidos emitieron una declaración que decía que el cronograma comprimido “resultaría en una enumeración seriamente incompleta en muchas áreas de nuestro país”.

La querella indica, entre otras cosas, que los intentos de la administración Trump por acelerar el conteo del censo representan una grave amenaza para todas las funciones vitales que dependen de los datos del censo. Esto va desde la redistribución de la Cámara de Representantes y el rediseño de los distritos electorales estatales y locales, hasta la distribución equitativa de más de mil 500 millones de dólares anuales en fondos federales que apoyan necesidades básicas como alimentación, atención médica y educación, etc.

También asegura que la pandemia volcó todas las operaciones de campo del Censo 2020. Varias de estas operaciones estaban dirigidas para enumerar las poblaciones difíciles de contar como las minorías, las personas que no hablan inglés y los indocumentados.

Inicialmente el personal experto de la Oficina del Censo respondió a la pandemia desarrollando un plan operativo revisado para asegurar que las comunidades difíciles de contar fueran enumeradas y al mismo tiempo proteger la salud y seguridad de los empleados de la Oficina y el público mediante el “Plan COVID-19”.

No obstante, el 3 de agosto de 2020, en aparente negación de una pandemia que solo ha empeorado y en flagrante desprecio por los deberes constitucionales de la Oficina del Censo de llevar a cabo una enumeración real de toda la población, el Secretario de comercio y el Director del censo abandonaron abruptamente el plan.

Sin explicación, anunciaron nuevos plazos para el Censo 2020, incluido el acortamiento de la operación de recopilación de datos de la Oficina en un mes hasta el 30 de septiembre, y exigiendo que la Oficina procese e informe los datos de distribución al presidente Trump antes del 31 de diciembre.

Esta es la tercera demanda de la Ciudad contra la Administración Trump por el Censo 2020. La oficina del fiscal Feuer se unió recientemente al Fiscal General de California y otras jurisdicciones para demandar al presidente Trump por su intento de omitir a los no ciudadanos del conteo y anteriormente se unió a un litigio exitoso que bloqueó el intento de Trump de incluir una pregunta de ciudadanía en el censo.

Redoblan esfuerzos

Organizaciones como el Fondo Educativo NALEO redobla esfuerzos para lograr que el mayor número de personas sean contadas en el Censo 2020. Ahora con la fecha límite reducida al 30 de septiembre, líderes de NALEO aseguran que es importante enfocarse en comunidades mayormente Latinas en el condado de Los Ángeles con niveles de respuestas bajas como el sureste de Los Ángeles. También hay un esfuerzo por contar a la mayor cantidad en condados como Kern, Tulare, San Bernardino, Riverside, Fresno, y Monterey

“Nuestros esfuerzos incluyen una inversión de promociones en radio en siete mercados en más de 36 estaciones en español y bilingüe; además de una inversión de anuncios digitales por Facebook e Instagram”, dijo Lizette Escobedo, directora del programa nacional del Censo en NALEO.

También se estarán enviando más de 25,000 postales por correo postal recordando a los hogares que se hagan contar.

Escobedo enfatizó la importancia de hacerse contar sobre todo en las comunidades con más necesidad. Añadió que las personas sin documentos no deben temer a llenar el censo.

“No hay manera de determinar si alguien es ciudadano o no, porque el censo no incluye preguntas sobre ciudadanía o estatus migratorio”, dijo Escobedo. Por último, los datos del censo también determinan nuestra voz y poder político en este país sin importar de dónde sea, cual idioma habla, o cuál es su estado migratorio”.