La decisión final: Leo Messi evitará una guerra legal y se quedará en el Barcelona

Pese a hacer oficial su deseo de marcharse, buscará hacerlo de la mejor forma

La decisión final: Leo Messi evitará una guerra legal y se quedará en el Barcelona
Leo Messi se quedará una temporada más en Barcelona.
Foto: Getty Images

Dos semanas le duró la ofuscación a Leo Messi luego de la histórica derrota 2-8 ante el Bayern Múnich, pasando por el envío del burofax haciendo oficial su intención de salir y la negativa rotunda de la directiva azulgrana para negociarlo a cualquier club que no pague su cláusula de rescisión.

Messi continuará en el Barcelona al menos hasta el 30 de junio de 2021, fecha en la que finaliza su contrato para así evitar un problema legal con el club en el que lleva 20 años, pero sobre todo porque el presidente no cumplió con su promesa de que al fin de la temporada él tendría libertad de decidir si partir o quedarse.

Así lo dejó claro en una entrevista exclusiva para Goal.com luego de dos semanas de críptico silencio sobre su situación: “Jamás iría a juicio contra el club de mi vida, por eso me voy a quedar en el Barcelona”.

“El presidente siempre dijo que yo al final de temporada podía decidir si me quería ir o si me quería quedar y al final no terminó cumpliendo su palabra”, agregó Leo.

Messi aseguró también que el haber querido irse del club, no cambia su compromiso con el equipo de su vida: 

Voy a seguir en el Barça y mi actitud no va a cambiar por más que me haya querido ir. Voy a dar lo mejor. Siempre quiero ganar, soy competitivo y no me gusta perder a nada”.

Messi tampoco tendrá que pasar por un abrupto adiós a Barcelona, ciudad a la que llegó en en el 2000 con apenas 13 años para crecer y desarrollarse futbolísticamente, además de llevar una vida familiar completamente arraigada a la Ciudad Condal.

Esta decisión también le permitirá a Leo poder despedirse de sus aficionados durante la temporada que está por empezar.

La decisión de Messi también responde a la imposibilidad de ningún club para respaldar una batalla legal entre el club y el jugador y arriesgarse a perder la astronómica cantidad de $770 millones de dólares que indica la cláusula del argentino.